.

Enlaces

Enlaces

 

Aristegui Noticias

Observador Ciudadano, Portal informativo

Los Gobernados

Revista SinEmbargo

Difusión Morena

El Totonacapan

InfoNexo


Puebla
e-Consulta, Puebla


Jalisco
Semanario Consulta Pública


Yucatán
La Jonada Maya


Chiapas
Diario de Chiapas en Línea


Quintana Roo
Prensa de Quintana Roo

Tabasco

El Independiente digital del sureste

Unión Latinoamericana de agencias de noticias

Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales

Red de Bibliotecas Virtuales de CLACSO

Univisión

La Historia del Día

Ecuador Libre

Liberation


Periodistas en Línea Org.

Periodismo humano

 

 

 

DesInormemonos

Revista Con Lua

Semanario Conciencia Pública. Jalisco

#########

CONAPE

Blogosfera
Blogosfera

Blog Pulso Crítico en Veracruz
Bitácora, artículos de J. Enrique Olivera Arce

Visitas: 181,808

Yunes Linares, impotente

De andanzas y recuerdos

La esperanza muere al último

Alternancia fallida

Batahola matraquera

El cómo. La gran incógnita

Solidaridad como proceso. Un antes y un después

¿Quién da más?

“El desastre” exhibe a política y políticos

¿Unidad con polarización y encono?

 


Pulso crítico


J. Enrique Olivera Arce

Arando en el desierto

En la antesala de las definiciones político electorales para las elecciones del 2018, en las que por cierto el grueso de la ciudadanía no toca baranda, tanto un PRI desdibujado como el frente integrado por el PAN y una pseudo izquierda venida a menos, patéticamente pretenden trascender arando en el desierto.

Ignorando lo mismo una realidad nacional agobiante inmersa en un contexto internacional adverso, que una percepción generalizada de hombres y mujeres comunes de una más que evidente necesidad de cambio en su vida económica y social, anteponen intereses coyunturales partidistas a respuestas congruentes a los grandes problemas estructurales de la nación, sin encontrar eco entre una ciudadanía que se debate entre la incertidumbre, la inseguridad, el desempleo y la pérdida de expectativas de progreso.

El gastado y manido discurso, rescoldo de un pasado ominoso, no permea más allá de los estrechos círculos de la llamada clase política y sus adláteres vinculados al clásico salpique de beneficios y prebendas que consigo acarrea el clima de corrupción dominante. Propósitos y objetivos ofertados, reflejando un más de lo mismo, cambiando para seguir igual, caen en el vacío social.

El PRI, sin rumbo, brújula y timonel, fiel a la consigna de un presidente de la república sin respaldo de las mayorías, pretende convencer de la bondad de un proceso de continuidad de políticas públicas derivadas de las llamadas reformas estructurales, fiasco empobrecedor de la actual administración; a la par que respalda la profundización de desigualdad, exclusión y entrega de soberanía.

En tanto que el frente opositor, perdido entre sus propias contradicciones coyunturales de intereses partidistas aparentemente disímbolos, no encuentra fórmula idónea de conciliación entre un PAN cada vez más a la derecha del espectro político nacional y una pseudo izquierda que, apostándole a una transversalidad ayuna de sustento ideológico y programático, se muestra incapaz de resistir a ser relegada a simple comparsa.- Ver texto completo