Sociedad y política a debate

 Xalapa, Ver.- Año VIII No. 380

 

 

Semana anterior

  Contacto

 

 

Expuestos

León Bendesky / La Jornada

La economía mexicana está francamente expuesta ante la próxima administración de Trump. Quedó así cuando apenas se había anunciado el resultado de las elecciones del 8 de noviembre. En plena transición los golpes han sido duros. El escenario parece estar servido para episodios de confrontación durante muchos meses.

Los funcionarios del gobierno han hecho diversas declaraciones para infundir –sin éxito– alguna confianza en la solidez de los indicadores macroeconómicos y en las virtudes de las políticas públicas. Las expectativas internas se deterioran y las de fuera también.

Intentan convencer de la capacidad de respuesta existente para enfrentar las negociaciones con el gobierno que Trump está formando. Lo está haciendo con tipos dispuestos a endurecer las pautas del comercio y de las inversiones con México, a sacar a los indocumentados y hasta a interponerse en el flujo de las remesas.

Trump nombrará secretario de Comercio al empresario Wilbur Ross, conocido por intervenir en empresas en malas condiciones, restructurarlas a fondo y luego salir con grandes ganancias. Esto lo ha hecho en las áreas del acero, el carbón y los textiles de su país, y en bancos de Europa. Su objetivo es recrear la productividad de la economía con medidas radicales. Ahí entra México.

Trump, como había dicho, ha intervenido con Carrier (fabricante de aires acondicionados) para que no traslade aquí su planta de Indiana, que emplea a mil 400 trabajadores. Lo que haga Carrier será una pauta.

El gobierno, aquí, debe abandonar las tácticas que sigue. Los funcionarios no trabajan de héroes y han de admitir que hoy es poco lo que pueden hacer. Fueron varios años de complacencias con las condiciones de estabilidad macroeconómica, mientras entraban capitales a México, se mantenía baja la inflación y las tasas de interés. Por mucho tiempo se afirmó acerca de la fortaleza de la economía y del peso.

No more. Con las reformas del comienzo de este sexenio el producto debería estar ahora en ruta para crecer a una tasa anual de 5 por ciento. Pero mucho antes de que Trump entrara en la escena, esa tasa estaba muy lejana. El peso aguantó apenas a la víspera a que aquél llegara a la presidencia y los intereses crecen a pesar de que la Reserva Federal no ha subido sus tasas. Cuando lo haga, tal vez en diciembre, la presión será mucho mayor. No hay blindajes suficientes.

Ahora es el momento de adaptar la gestión, primero en las secretarías de Hacienda y de Comercio y en el Banco de México, y luego en el resto del gabinete. Aguantar sin deshacerse.

El gobernador Carstens parece haber entrado, finalmente, en una fase de realismo. El banco central estimó, apenas, que el producto este año crecerá entre 1.8 y 2.3 por ciento (para 2017 proyectó un rango de 2 a 3 por ciento, lo que parece hoy muy optimista y aun se animó a dar números para 2018). Carstens reconsideró casi de inmediato y prevé que la recesión puede ahondarse el año entrante y el que sigue. Hacienda mantiene su estimación de 2 a 2.6 por ciento para este año.

El caso es que tan solo en los cinco días después de la elección de Trump, los inversionistas extranjeros se deshicieron de 11.8 por ciento de sus tenencias de bonos gubernamentales (equivalentes a 12.9 mil millones de dólares, que representan el déficit comercial del país en lo que va del año).

La inflación anual (primera quincena de noviembre contra la misma del año anterior) es de 3.29 por ciento y tan solo en la última quincena se elevó 0.77 por ciento. Y esto apenas empieza. La expectativa anual era de 3 por ciento.

El alza en los productos energéticos fue en la última quincena de 5.67 por ciento. Los precios del petróleo cayeron con la noticia de que Arabia Saudita no irá la reunión de la OPEP esta semana (recomiendo leer la entrevista con Ali al-Naimi, ex ministro de petróleo de Arabia Saudita en el Financial Times del pasado 18 de noviembre).

La tasa de interés fijada como objetivo por el banco central ha subido 2.25 en el último año (de noviembre a noviembre), y en el mercado, las tasas interbancarias (TIIE) que sirven de referencia para los créditos están en 5.57 por ciento a 28 días y aumentan en periodos más largos (5.86 a 91 y 6.21 a 182 días) indicando que las expectativas son al alza. Los costos del crédito se elevarán y pronto serán transferidas a los deudores, contribuyendo a la inflación.

El peso se devalúa frente al dólar de manera continua; 11 por ciento entre el 8 y 25 de noviembre en su valor fix, usado para pagar deudas en aquella moneda. Otro claro efecto Trump. La transmisión de la devaluación a los precios se dará pronto y solo la contendrá la caída de la actividad económica y con ella de las importaciones. El escenario recesivo es un hecho.

Bloomberg reporta que en Wall Street estiman que el gobierno mexicano está minimizando la amenaza que representa Trump. Este gobierno debería estar puesto de lleno en un modo político y técnico de emergencia, y no esperar a ver qué se hará en Washington… ¡Ya lo están haciendo!

El TLCAN se puede renegociar, hay que escoger bien con quiénes se cuenta para ello. Se puede recibir de modo productivo a los migrantes que vuelvan. Se debe ajustar la política monetaria y fiscal para contener la recesión. Y limpiar la finanzas del gobierno y la corrupción. Usar las condiciones internas a favor, limpiar lo que sea necesario y no tirarse contra las cuerdas a aguantar los golpes.

 

 

Blogosfera
 

Pulso crítico

Flor y Canto

Va Tuxpan

Noticias de Veracruz

Monero Hernández

Soberanía popular

Cuaderno de Saramago

La Historia del Día


Digitalserver, rápido, seguro y confiable

 

Agua Electropura "Xallapan