Semanario Pulso Crítico

 Xalapa, Ver.- Año IX No. 476

 

 

Semana anterior

  Contacto

 

 

Resistencia y cambio

Luis Linares Zapata / La Jornada

El miedo o los temores sembrados por los grupos de poder durante las dilatadas y aguerridas campañas de Andrés Manuel López Obrador van quedando en la trastienda. No se han disipado por completo y, posiblemente, permanecerán activos en parte del cuerpo social por largo rato. Es posible que, por el momento, estén solamente adormecidos y retornen según los avances en los planes del gobierno venidero. El ogro feroz y destructivo de izquierda, tal y como se le supuso por años, se ha suavizado un tanto y los acomodos sugieren factibles tiempos distintos a los previstos. Las estridentes alarmas han bajado de tono y, desde la mera cúpula del poder, muchas de ellas, por el momento al menos, desactivadas. Es probable que ahora se vea a los morenos con un lente distinto al que los identificaba como una turbamulta deseosa de venganza y capaz de irracionales arrebatos. La República parece haber entrado, en buena parte al menos, en una fase de ajustes no indiferente a los apretones, presiones y pleitos.

El presidente electo ha sido cauteloso al esparcir sus visiones, programas y propósitos. No obstante y muy a pesar de sus deseos, no ha dejado de ocasionar incomprensiones y fuertes retobos. Después de todo, sus ofertas de campaña implican cambios drásticos al modelo de gobierno vigente. El mandato recibido de la ciudadanía se afilia y apoya tal tesitura de renovación a fondo. De ahí que las presentes tentativas del equipo triunfante en las urnas, para hacer avanzar sus propósitos, ocasionen incomprensiones, rebeldías y defensas por parte del sistema establecido. Es este sistema un ensamble de diversos poderes que, durante los 40 años recientes, usufructuaron, casi en exclusiva, las mieles de dicho modelo. Es esperable, por tanto, que cualquier trastoque, a lo que se considera la normalidad, se resista con variable empeño. Finalmente, son ya muchos años y arraigados los reflejos, las costumbres, valores, sometimientos colectivos y privilegios de unos cuantos los que se intentan modificar.

Hasta hoy día el sistema no ha bajado la guardia y sus defensas están intactas. Tampoco ha dejado pasar de largo las iniciativas que se le han puesto delante como inminentes acciones por venir. Las que han sido puestas en juego desde el Congreso, en especial la relativa a la austeridad, han motivado amplias y sonoras reconvenciones por parte del aparato del poder. Suerte similar corre el rechazo a utilizar la dispendiosa parafernalia ayuntada a la Presidencia: la residencia de Los Pinos, la flota de aviones y helicópteros o la guardia militar. Hay, sin embargo, otros aspectos que tienen serias consecuencias en permitir, empujar o en su caso detener, las prerrogativas de las élites de mando. Son aquellos instrumentos o campos que funcionan como vehículos concentradores de la riqueza: contratos para la energía, normas y reglas fiscales y las obras de calado mayor. Aquí adquiere lugar especial el proyecto, ya en ejecución, del nuevo aeropuerto. Es esta la que resume y toca no sólo las cuerdas íntimas de los acuerdos cupulares, sino el que, de rebatirse, puede dejar en evidencia el juicio expuesto por el nuevo equipo de gobierno. Es por eso que todas las baterías de defensa y ataque se concentran en él. Hasta el momento, el aparato de comunicación de la élite ha sido el aportante, si no de los más sólidos argumentos, sí, cuando menos, el que los esparce con mayor eficacia y concita apoyos laterales.

El trabuco que conforman los medios de comunicación, en cuanto a su posesión del capital de mando y control de actores destacados –opinocracia– lleva aparente ventaja en la disputa por la atención ciudadana. Entre ambos conforman todo un universo conservador a ultranza aunque, algunos de sus integrantes, presuman hasta con corajudo alarde, lo contrario. Evidenciar carencias argumentales, mostrar datos endebles y proyecciones fantasiosas es el cometido. El empeño se concentra en bajar o trastocar los arrebatos transformadores morenos. De no ser posible tal propósito sí, cuando menos, hacerlos lentos, incompletos y, finalmente, inocuos. Pero todavía logra penetrar en aquellos aspectos que son preciados para la llamada estabilidad sistémica. Entiéndase por ello las respuestas que ocasionan en los mercados, las calificadoras, las bolsas, el financiamiento, la deuda, los trafiques de monedas y demás aliados y socios externos. Son estos, precisamente, los opositores a todo cambio que les pueda cercenar, aunque sea parte, de sus prerrogativas instaladas.

Ante el actual enfrentamiento es preciso advertir que, los tiempos y necesidades de la República, apuntan hacia la conveniencia de asumir compromisos y procurar acuerdos. Un fracaso o cortedad en las esperanzas despertadas, con tanta pasión, entre la ciudadanía, tendría consecuencias imprevistas pero determinantes para la vida organizada. No se puede ni se debe correr tal riesgo.

 

 

 

Blogosfera
 

Pulso crítico

Va Tuxpan

Noticias de Veracruz

Monero Hernández

Cuaderno de Saramago

La Historia del Día


Agua Electropura "Xallapan