Semanario Pulso Crítico

 Xalapa, Ver.- Año XI No. 547

 

 

Semana anterior

  Contacto

 

 

Capturas y cambio

Luis Linares Zapata / La Jornada

Los consejeros que serán nombrados desde el poder actual los apadrina un irrefrenable afán de captura: la institución (Instituto Nacional Electoral) en riesgo inminente. Esta ha sido la cantaleta esparcida por todo el ancho y profundo sistema establecido del anterior oficialismo ( panpriísta) aliados, compañeros de viaje y ­voceros difusivos. A los morenos –AMLO incluido– les incomodan organismos independientes, afirman con tozudos argumentos. Para esterilizar tan aviesa pretensión, el mismísimo consejero presidente, Lorenzo Córdova Vianello, maniobró, junto con otros consejeros afines, para capturarlo para su seguridad y para la de su feligresía. Con tan eficaz, celosa y bien intencionada acción –sin duda, también alegarán democrática– serruchó toda base de sustentación de legitimidad remanente. Los defensores han quedado mancos en su argumentación descalificadora. La preventiva maniobra revela, a las claras, el descarado propósito de prolongar, en el mando interno, al grupúsculo ahí enquistado desde hace años. Contar con una secretaría general afín es fundamental para el manejo completo.

Los consejeros que arriben con posturas, visiones, intereses o ideología, distinta a la ahí dominante, degradarán, arguyen, su autonomía. Años de pruebas y errores quedarán borrados y en el olvido. Esa no será una ruta de perfeccionamiento continuo, como sería deseable, sino un zarpazo autoritario, se sostiene con suficiencia indisputable.

La atropellada historia de cada organismo, calificados de autónomos, no se reconoce en su inescapable formación basada en el interesado reparto de cuotas partidistas y al rejuego de grupos de presión. Repartos, después cobrados, con perentorias instrucciones de favorecer intereses de origen. O, peor aún, en el ocultamiento de datos y oídos sordos a las muchas pruebas de posibles fraudes. La crítica opositora tampoco se pone el acento en la concordancia, casi unánime, de los consejeros actuales y pasados con el modelo neoliberal, en parte aún dominante pero bajo asedio y cambio. Muy a pesar de que algunos de los críticos, a la supuesta tendencia morena de captura, no sólo del INE, sino de todos los organismos autónomos sea vista como antidemocrática la verdad es que la presión por el cambio, masivamente demandado, es asunto básico. Finalmente, dirán los de vista práctica, Vianello actuó con sagaz precisión. Se anticipó a la posible dominancia espuria de la mayoría futura, aunque ésta sea mandatada por la ley. En su apresurada maniobra ilegal llevará la penitencia.

Otros críticos permanentes se han enfocado en temas económicos, prioritariamente financieros. Dos de ellos, Luis Rubio y Carlos Elizondo Mayer-Serra para cimentar sus análisis presumen los múltiples equívocos del Presidente. Uno, porque su narrativa inhibe la inversión y, por tanto, entorpece el crecimiento. Y, también, de sus inválidos proyectos de gran aliento o la dramática cancelación del aeropuerto de Texcoco. Ignoran, hasta con ­de­leite, la marcada cadena descendente (desde 2010) de formación de capital que se viene manifestando (Inegi) y que condiciona el mediocre crecimiento resultante. También soslayan el decrecimiento industrial de nuestro vecino que es, bien se sabe, trampolín de exportaciones. Todo lo atribuye Mayer-Serra al nulo aliento a los ­instintos animales de los inversionistas, pues Andrés Manuel López Obrador (AMLO) los nulifica. Como si la tasa de rendimiento al capital no fuera una decisión cupular e ideológica de los banqueros centrales. El menosprecio y condena instantánea de los varios programas, ya en marcha acelerada y prometedora, como la nueva refinería o el aeropuerto Felipe Ángeles. Dos asuntos medulares que, para el crítico terminal, inhiben, por fallidos, la confianza empresarial.

El otro, Rubio, porque no dimensiona el cambio que se observa, no sólo en México sino en el mundo contra el modelo concentrador. Hay, asegura, un imperativo de adaptación a las nuevas realidades, pero no las aplica a su análisis. Según esta particular visión, el gobierno no sabe si sus propuestas funcionarán en provecho de los ciudadanos. Cambiar, asegura Rubio, no implica, necesariamente, menos pobreza o mejor vida. Con tal dicotomía niega la validez del cambio transformador propuesto. Lo que sucede es, simplemente, un nuevo acomodo de poderes que no por nuevo es benéfico. Confía en que las muchas reformas es­tructurales pasadas, con las que ha es­tado de acuerdo, verán su utilidad en el próximo futuro y, entonces, se podrá juzgar mejor el fracaso de lo avanzado por AMLO.

Ambos articulistas han pronosticado, una y otra vez, el rotundo fracaso de un gobierno que, según ellos –y otros ­muchos– añora un pasado idílico que no volverá. Incierta postura que poco tiene de realidad y mucho de apego al credo de la continuidad neoliberal.

 
 

Blogosfera
 

Pulso crítico

Va Tuxpan

Noticias de Veracruz

Monero Hernández

Cuaderno de Saramago

La Historia del Día


Agua Electropura "Xallapan