Semanario Pulso Crítico

 Xalapa, Ver.- Año XI No. 577

 

 

Semana anterior

  Contacto

 

 

Inspiración

Luis Linares Zapata / La Jornada

La temporada electoral ha dado formal inicio. Como poderoso remolino, que aspira todo lo que pulula a su derredor, la contienda por un escaño, presidencia municipal o gubernatura se vuelve irresistible para muchos. Como todas las elecciones intermedias, los pronósticos se arremolinan para indicar derroteros que podrán cumplirse o, tal vez, quedar truncados. Pero las ambiciones usualmente se desbocan en persecución de horizontes, posiciones y certezas que, por lo regular, quedan cortos. Aún así, se forma una avalancha de sentires que llegan a traicionar los principios y la honorabilidad de aquellos que aspiran a ser electos. Ocupar una curul en la Cámara de Diputados se torna una silla predilecta de cualquier sujeto que merodea por los alrededores.

Simultáneamente, se desarrolla otro drama paralelo a la contienda que ya se inicia: la disputa por la presidencia de Morena. Esta presidencia no es cualquier puesto a elegir, sino, precisamente, el de mayor peso partidario y político de la actualidad. Uno que representa y responde por la mayoría de las legislaturas. Y lo que estará en disputa el año entrante, en verdad, no sólo serán escaños, municipalidades o gubernaturas, sino el destino, la continuidad, de un proyecto renovador.

Es por eso que la presidencia de Morena adquiere una importancia crucial. Ahí se concentrará el remolino que indicará hacia dónde habrá de girar la visión nacional. Ahí se esculpirán las consignas que, puestas en práctica, habrán de tener resonancia en múltiples ámbitos de la vida organizada del país. Luego entonces la lucha por escoger a quien dirigirá sus derroteros, durante este crucial periodo, adquiere significación especial.

Morena ha perdido fuelle ideológico en los últimos años si algún día, en efecto, lo tuvo. Guiado por la fuerza gravitacional de un intento transformador, no pudo hacer otra cosa que seguir tal huella. Incapaz de levantarse por su propia voluntad para darle continuidad y horizonte a la aventura, se refugió en posiciones de trincheras. Se afilió, sin realmente fuerza, a la energía derramada por el obradorismo. Ha sido un movimiento que tal vez concentró sus abundantes capacidades en asuntos de menor catadura. Unos, marcados por abundantes pleitos y rivalidades internas. Disputas que le impidieron aglutinar a sus agremiados tras cuestiones trascendentes. No ha podido conjuntarlos y, menos aún, animarlos a visualizar lo que al país le espera delante de las crisis actuales. Tampoco ha sido capaz de apuntar salidas a las penalidades que se abatieron sobre éste, ya de antemano, sitiado país de los mexicanos. Y esto a pesar de las terribles exhibiciones que han ido brotando por las vergonzosas desigualdades.

Es por ello que, en la disputa que se abre por estos aciagos días en pos de la presidencia de Morena, habrá que escoger al dirigente, fijando la vista en los días venideros. Tiempos que no tendrán compasión por los equívocos, ambiciones espurias y las tonterías. Momentos que serán recios, implacables en juzgar lo que se escoja. Dejarse ir por la inercia de pasadas peleas entre burocracias y burócratas por aumentar poder, no tendrá digna salida alguna. Repetirán lastimosas hazañas de personajes menores que, ocupando sitiales en el espacio colectivo, pretenderán encumbrarse como guías que nunca fueron tales, ni lo serán.

Morena requiere, a grito pelado, una presidencia que lo inspire más allá de la crisis actual. Que le alumbre una perspectiva con consistente y distinta luz. No puede recaer su liderazgo en personajes que no han arrojado sus viejas pertenencias y gastados adornos conceptuales de tiempos monótonos. Lo que sucede y constriñe hoy a la República se empareja con las oscuridades de pandemias, violencia y la sequedad económica. Los trabajos transformadores en que se ha concentrado el Ejecutivo obliga al partido que lo acompaña a desbrozarle el sendero. Quizá también adelantarse para hacer más ancha la avenida transitable.

No puede encargarse la presidencia a maniobreros o burócratas que han dado un asombroso paso al mundo político, quizá con buena suerte o muchos apoyos, pero sin la suficiente fuerza creativa exigida a un guía. Tampoco a personajes ya muy versados que aspiran a capturar, una más, de las oportunidades que pasan delante de ellos. Porfirio es uno de los grandes políticos de este sufrido país, pero sus posibilidades quedaron atrás de sus años. Se requieren, ahora, mentes abiertas que contraigan sus propias sugerencias, nuevas aventuras, sus imaginadas perspectivas y mundos posibles. Y de esos hay muy pocos aspirantes, en verdad sólo uno: Gibrán Ramírez Reyes.

Es muy posible que no llegue a ganar la contienda, planteada por una ilegal decisión del TEPJF hecha a medida de los usuales ocupantes consuetudinarios del espacio difusivo. Será una lástima que triunfe una opción configurada a partir de estos medios.

 
 

Blogosfera
 

Pulso crítico

Va Tuxpan

Noticias de Veracruz

Monero Hernández

Cuaderno de Saramago

La Historia del Día


Agua Electropura "Xallapan