Semanario Pulso Crítico

 Xalapa, Ver.- Año XI No. 577

 

 

Semana anterior

  Contacto

 

 

Paradojas

Pedro Miguel / La Jornada

Desde la campaña, López Obrador delineó sin ambigüedades el cauce que buscaría dar al clamor popular contra los ex presidentes y tomó distancia de la oferta de Ricardo Anaya de enjuiciar a Peña Nieto. A pesar de eso, mucha de la banda que protagonizó la insurrección electoral del primero de julio habría estado muy feliz si el acto inaugural de este gobierno hubiera sido meter presos a un par, una tercia o un póker de antiguos habitantes de Los Pinos. No ocurrió así porque hay poderosas razones éticas, legales y hasta pragmáticas que lo impiden: la 4T no es una venganza popular, sino un proyecto de país; no está en las atribuciones del Presidente encarcelar a nadie; si lo hubiera hecho habría dilapidado su legitimidad con un arrebato y en una de esas le habría dado a los imputados el pretexto –las ganas nunca les faltaron– para una rebelión armada. No hay de otra: para llevar a los sátrapas ante un tribunal debe recorrerse un largo y complicado camino legal y político y es lo que se está haciendo.

Si algunos sectores de clase media que apoyaron a AMLO y que nunca fueron capaces de percibir su propia condición de privilegio (inútil recordarles que el lema de campaña no era precisamente por el bien de todos, primero nosotros) hoy se sienten traicionados por la transformación en curso y se arrojan en brazos de la oposición políticoempresarial; en contraste, no poca de la abnegada militancia que resistió dos sexenios de horror y sudó en la construcción del triunfo de 2018 se deja reducir a la zozobra y la desesperanza porque el PRI encabezará la mesa directiva de la Cámara de Diputados en este periodo legislativo; unos pocos incluso asumen que ocurrió una traición y que la 4T ya fue liquidada.

En septiembre del año antepasado mucha de la militancia de Morena se comió crudo a Ricardo Monreal porque operó para que se concediera licencia a Manuel Velasco a fin de que se fuera a Chiapas a terminar su periodo como gobernador, y otro tanto le ocurre ahora a los diputados morenistas –con su coordinador a la cabeza– que votaron a favor de la priísta Dulce María Sauri para presidir la cámara baja. Y sí: es algo difícil de asimilar para quienes detestamos –me incluyo– la pudrición priísta. Cómo es posible, se exclama, “que nos hayamos partido el alma para echar a los tricolores del poder y que ahora les cedamos la titularidad de San Lázaro”. Tampoco es fácil entender que la ley obligue a los legisladores a votar en un sentido determinado (¡entonces para qué votan!), pero es así: la ley orgánica, el reglamento y el acuerdo interpartidista de principios de la legislatura no dicen que en el tercer periodo de sesiones la presidencia de la mesa directiva le corresponda a la que arrancó la legislatura como tercera fuerza (o sea, el PT), sino a la tercera fuerza (o sea, el PRI).

Si las bancadas oficialistas en las cámaras hubieran negado la licencia de Velascoo hubiesen bloqueado a Sauri, habrían violado normas legales y, peor aún, sembrado la semilla de un diferendo institucional de mal pronóstico que nos habría distraído de lo principal: el impulso y el respaldo a la transformación del país.

Y peor es el caso del Tribunal Electoral ordenando al INE que meta las garras en los procesos internos de Morena, porque la injerencia, además de ser un manifiesto agravio, violenta principios constitucionales y legales, además del estatuto del partido. Lo malo es que ese tribunal es una institución de última instancia y que sólo hay tres lados para dónde hacerse: el acatamiento, la ruptura con el orden legal adverso o el berrinche.

El factor común en las tres circunstancias mencionadas es la tremenda dificultad de lograr un cambio revolucionario pacífico en un marco legal diseñado para perpetuar el viejo régimen, desde la perversa incrustación de organismos autónomos en el texto constitucional hasta el reglamento de la Cámara de Diputados. Una primera y sumamente incómoda paradoja es que se deben cambiar las leyes respetando la ley. Y sin pelearse.

La tarea es enorme y el sentido común indicaría que debe ser llevada a cabo con espíritu de unidad, sin protagonismos y dejando a un lado ambiciones personales. Pero el necesario debate se transforma en una feria de vanidades y desbocadas ansias de poder, tanto en las cámaras como en Morena, cuyas pugnas internas –expresión, a su vez, de la orfandad y el vacío que dejó la conquista del Ejecutivo federal– llevaron a la parálisis del partido y a la sustitución de la democracia y el debate por el litigio judicial y, a últimas fechas, por el marketing político, que es a fin de cuentas una abominable manifestación de la distorsión de la política por el poder del dinero. Lamentablemente, ante la inminencia de la encuesta del INE, ya varios andan en eso.

La segunda tarea paradójica consiste en lo siguiente: todos los pretendidos transformadores debemos transformarnos, lo que significa, por ejemplo, asumir que el poder no es para servirse, sino para servir, y actuar en consecuencia.

Twitter: @Navegaciones

navegaciones@yahoo.com

 
 

Blogosfera
 

Pulso crítico

Va Tuxpan

Noticias de Veracruz

Monero Hernández

Cuaderno de Saramago

La Historia del Día


Agua Electropura "Xallapan