Sociedad y política a debate

Xalapa, Ver.- Año VI No. 346

   

Semana anterior

  Contacto

 

 

Alto Poder

Hipólito Cuevas Martínez 

El PRI pagara el repudio de la ciudadanía en las elecciones de junio

  • Ante falta de pagos, derechohabientes del Seguro del Magisterio se quejan en la CNDH.

Al arrancar oficialmente las campañas electorales para la renovación del Poder Ejecutivo Estatal y la Cámara local de Diputados, en la que participan 7 partidos políticos, el PRI corre el riesgo de perder las elecciones para gobernador el 5 de junio, por primera vez en la historia política del estado de Veracruz.

De acuerdo a expertos políticos, el domingo de las elecciones, el tricolor no sólo podría pagar el repudio de la ciudadanía, sino también provocar el desplome de la de por sí ya gastada popularidad del presidente Enrique peña Nieto.

No es exagerado afirmar que el Revolucionario Institucional se presentará a la jornada comicial del primer domingo de junio como el partido más repudiado por la ciudadanía veracruzana y de todo el país.

Por ejemplo, los sonados escándalos de los llamados “Porkis” de Boca del Río y la desaparición de tres jóvenes en el municipio de Papantla pusieron por enésima ocasión en la picota nacional al gobierno estatal. Y es que tras la conmoción nacional que había provocado la desaparición de 7 jóvenes del municipio de Tierra Blanca, ahora se suman otros tres quienes al parecer fueron desaparecidos presuntamente por elementos policiacos municipales de Papantla, lo que volvió a desatar violentas andanadas contra del Ejecutivo Estatal.

Tal situación ha provocado fuerte golpeteo mediático, en medios impresos, radio y televisión, en contra del mandatario estatal, por lo que algunos expertos consideran que el principal beneficiario de esa situación es el candidato de la alianza “Unidos para rescatar Veracruz”, Miguel Ángel Yunes Linares, quien con un porcentaje mínimo viene punteado en las encuestas.

Paradójicamente, las críticas que se levantan en contra del gobierno veracruzano perjudican de rebote al Partido Revolucionario Institucional y a su candidato, Héctor Yunes Landa, quien tendrá que revertir ese escenario tan adverso que le ha impedido hasta el momento remontar en las encuestas electorales, puesto que la gestión del gobernador Javier Duarte de Ochoa ha sido más que polémica, nefasta para un partido gobernante. 

Y es que al ejecutivo estatal se le acusa de prácticamente todo, desde desvío de recursos, corrupción, hasta la violación de diversos rangos de Derechos Humanos, acoso a periodistas y represor de movimientos cívicos o sociales, con un gabinete que ha alcanzado resultados pírricos, en muchos casos con señalamientos delicados por parte de la sociedad veracruzana, por malas  actuaciones de servidores públicos. Es, visiblemente un lastre a considerar en cualquier cálculo electoral, como ya lo ha declarado públicamente el propio candidato tricolor a la primera magistratura del Estado.

Y tras haber arrancado las campañas de los 7 candidatos al mini gobierno de Veracruz, se tiene la percepción de que para esta competencia electoral, solamente dos contendientes tendrán el músculo y los recursos suficientes para levantarse con el triunfo en los comicios a celebrarse el 5 de junio, en una campaña que -calculada por analistas serios- conservadoramente tendría un costo de 6 mil millones de pesos, para poder estar en condiciones competitivas si es que alguno de los 2 candidatos con más posibilidades se quiere alzar con el triunfo.

Y tales condiciones competitivas en la entidad veracruzana se traducen y dividen en diversos factores primordiales para asegurar el triunfo los que aquí desglosamos básicamente: por una parte, va a contar la presencia política que tienen los partidos en cada distrito electoral, y por otra parte, como ya se asentó anteriormente, la imagen del partido actualmente en el poder y los resultados que aportará el gobernador saliente. 

Además, por supuesto que van a contar las personalidades y características propias de los  candidatos a Gobernador y los candidatos a diputados locales, y el peso que cada uno tiene en los estudios demoscópicos los cuales en un primer paneo, al momento del arranque de las campañas proselitistas, demuestran que las diversas encuestas reflejan la polarización en la carrera de la coalición PAN-PRD frente a la que encabeza el tricolor integrada por los partidos PRI-PVEM-PANAL-PARTIDO CARDENISTA Y PARTIDO ALTERNATIVA VERACRUZANA, dando a la primera la delantera con 39% de las preferencias, frente a un 32% en la intención del voto a favor del candidato tricolor, sumándose a estas un 18% para el candidato del PARTIDO MORENA. Otra elección más que complicada.

Pero no nada más es el efecto Duarte el que causa estragos en el Partido Revolucionario Institucional y por supuesto que en su abanderado, sino que también existen otros factores que pudieran poner en riesgo la permanencia del PRI en el Gobierno del Estado.

Por ejemplo, se habla de los sectores más sofisticados “que no votan de forma tradicional por un partido en el que se identifican, sino que buscan la opción que más les convence. Es decir, ahora los electores dan mayor peso a otros factores como los candidatos o el desempeño de las administraciones”.

Es decir, el PRI como los otros partidos, han perdido un alto porcentaje de su voto duro, que generalmente determinaba su triunfo en las elecciones. Es más, ahora mismo el Partido Revolucionario Institucional, actualmente en el poder, aparte del descrédito que arrastra, no la tiene fácil en las elecciones que vienen; atraviesa por una grave crisis financiera que, según se sabe, le ha impedido enviar legiones de los conocidos “mapaches electorales” a las entidades donde habrán de celebrarse elecciones dentro de dos meses aproximadamente.

Verbigracia, el ánimo del electorado se encuentra por los suelos, pues existe enojo y frustración debido a las expectativas que generan los propios partidos políticos y que no cumplen, cuyos candidatos en la búsqueda del voto, tienden a elevar las críticas a la gestión pública, al igual que las promesas de soluciones que, una vez electos en los cargos de elección popular y de gobierno, están lejos de poder cumplir.


Así las cosas, será difícil que los líderes pronuncien discursos triunfalistas en el que aseguren, como tradicionalmente lo hacían: “carro completo para sus candidatos”.

El pilón

Derechohabientes del seguro del magisterio se quejan en la CNDH

Derechohabientes y beneficiarios del Seguro Social de los Trabajadores de la Educación de Veracruz (S.S.T.E.V.) mejor conocido como “Seguro del Magisterio”, ante la falta de pago de las prestaciones a las que tienen derecho por jubilaciones y defunciones de trabajadores de la educación, de plano han tenido que recurrir a organismos como la Comisión Nacional de los Derechos Humanos que dirige el ombudsman Luis Raúl González Pérez, para que se paguen los conceptos a los que tienen derecho.

Y es que los propios derechohabientes no se explican porque el consejo de administración integrado por el gerente del SSTEV Ricardo Olivares Pineda y los dirigentes de los principales sindicatos magisteriales que lo integran, no resuelven esta problemática, pues la “bonanza” parece que si existe en ese ente dizque “protector” de prestaciones de los maestros al servicio del Estado, y para muestra ahí están por ejemplo el recién construido y costoso edificio con arquitectura conceptual moderna que está por estrenar Olivares Pineda y funcionarios del SSTEV en la Avenida Miguel Alemán de esta ciudad capital.

O sea que las cuotas de los trabajadores y las mueblerías y farmacias del SSTEV si están generando “pingües ganancias”, pero quien sabe a qué bolsillos van a parar, porque a los beneficiarios y derechohabientes en algunos casos llevan casi siete años esperando a que Olivares Pineda y el Consejo de Administración se dignen a pagar lo que por derecho y tras una vida completa de servicio a la Educación deben recibir los trabajadores, quienes quincena tras quincena le son descontados los diversos conceptos del organismo que solo ha servido para beneficiar a unos cuantos. 

Sin duda el SSTEV ya va requiriendo la intervención con auditorías de organismos federales como la ASF, por ser una dependencia “garante de la seguridad social” y que administra recursos públicos provenientes de los trabajadores de la educación veracruzanos.

Hipolitocuevas@hotmail.com

 

 

Blogosfera
 

Pulso crítico

Flor y Canto

Va Tuxpan

Noticias de Veracruz

Monero Hernández

Soberanía popular

Cuaderno de Saramago

La Historia del Día


Agua Electropura "Xallapan

Alef.mx