Opinión; articulista invitado

Xalapa, Ver.- Año VI No. 399

   

Semana anterior

  Contacto

 

 

José Lima Cobos

La opacidad fortalece la corrupción y hunde al país

09/04/2017

A medida que los días y las horas pasan, el país se hunde; la crisis que prevalece y zahiere a la nación sólo existe en la mente enferma, como es mito genial la miseria, o bien que con el salario mínimo se puedan satisfacer todas las necesidades de una familia o, en el mejor de los casos, como lo expresó la ministro de la corte, Margarita Luna Ramos, en una supuesta conferencia magistral, que los obreros que fueron privados de cobrar salarios caídos durante todo el juicio no se ven afectados porque pueden trabajar en otros sitios; es decir, la cúpula del poder no ve desastre, al contrario, la delincuencia, la criminalidad, los asaltos, secuestros, existen porque quienes así actúan son delincuentes natos y no producto de un país en descomposición.

Si no se actúa con seriedad, pero en serio, y se excluye toda protección a la delincuencia organizada que ejerce funciones públicas, en un futuro no muy lejano, es difícil que avancemos, pues el primer honesto en el país tiene que ser y parecer el Presidente de la república y la mínima sospecha debe conducir a que se le excluya de su ejercicio. Por eso causa escozor que no se pueda saber qué movimientos tiene el presidente y en qué se gastan los recursos públicos, por ser de seguridad nacional, dice la Corte de Justicia. Esto es: si se sabe que se derrochan los bienes públicos se daña la imagen del país, cuando es público y notorio que está involucrado en conflicto de intereses no de ahora, sino desde que era gobernador del Estado de México y que la caja chica de presidencia ofende ante la miseria si no existe transparencia.

Por ello, es muy grave que, si todo mundo sabe que la empresa brasileña Odebrecht tenía una oficina especializada para corromper a los gobiernos en Latinoamericana y lo hizo en forma escandalosa, cómo es posible que no sepamos qué presidentes, Calderón y Peña Nieto, por ejemplo, están involucrados, pues en tanto en otros país hay varios detenidos y otros prófugos, nuestro país está en las nubes, y todo por ser una cuestión de seguridad nacional. En síntesis, la institución presidencial y todo lo que involucra gobernadores, presidentes de la república y municipales, diputados, senadores y ministros de la Corte o de los tribunales estatales, son sospechosos de delincuencia organizada y, si se sabe, se cae toda la estructura gubernamental, por aquello que el que no es cómplice es complaciente.

La reserva de cinco años que anuncia la dependencia que se encarga de la persecución de los delitos, como es la Procuraduría General de la República, para no conocer los nombres de los involucrados en ese crimen de Estado, es una auténtica burla o infamia y exhibe al país , y confirma, lo que es más grave, lo que Trump piensa de los mexicanos: que somos lo peor, es decir, convalidar esa percepción es consolidar una realidad que nos enferma mental, social, política y económicamente, pues significa que somos tapadera de criminales y delincuentes.

Se habla mucho de que los actos de corrupción para la obra pública en general siempre han existido, sin embargo, la multitud de países y presidentes involucrados en este caso llega al asombro, pues penetró todas las estructuras, y ello se sabe ahora porque en el gobierno de Estados Unidos se comenzó la investigación, algo similar a lo que sucedió con el fiscal de Nayarit o con el jefe policiaco que voluntariamente se entregó, lo que quiere decir que nos esperaremos cinco años para ver qué pasa, si es que, como anunció Brasil, a más tardar en julio se darán a conocer todos los nombres de los inmiscuidos, pero se sospecha que el procurador Cervantes negoció dejar espacio para no afectar las elecciones del cuatro de junio de tres gubernaturas, diputaciones y presidencias municipales porque amenazan las derrotas de los partidos de Acción Nacional y el Revolucionario Institucional que controla Peña Nieto.

En síntesis, la opacidad tiene que seguir alimentando la corrupción para que las instituciones no se vean mancilladas, y no puede haber duda porque, si Miguel Ángel Yunes Linares no hubiera logrado el triunfo electoral, nada sabríamos del saqueo que tiene en la ruina a Veracruz; por eso es mejor ignorar que saber si no hay consecuencias de fondo, porque el que no sabe, es como el que no ve.

 

 

Blogosfera
 

Pulso crítico

Flor y Canto

Va Tuxpan

Noticias de Veracruz

Monero Hernández

Soberanía popular

Cuaderno de Saramago

La Historia del Día


Agua Electropura "Xallapan

Alef.mx