Sociedad y política a debate

Xalapa, Ver.- Año VII No. 416

   

Semana anterior

  Contacto

 

 

Mutatis mutandis

Rafael Árias Hernández*

07/08/2017

Para  reconocer  gobiernos  malos  y  peores.

Faltan 480 días y la recuperación de Veracruz no llega. Mientras, pobres ayudan a pobres.

Preocupa mucho,  endeudamiento, remate, saqueo y apropiación de recursos, servicios y patrimonio público, presentes y futuros.

Inocultables y jugosos negocios propios, familiares o de grupo. Disfrazadas y abiertas privatizaciones, concesiones y adjudicaciones.

Alerta, que más allá de algunas ventajas y contadas oportunidades de su uso, ahora van con  las  llamadas Asociaciones Público Privadas, o  Proyectos Público Privados o como se le quiera llamar,  cuestionadas por las suculentas ganancias,  mismas que propicia y alienta la descarada  complicidad de muchos gobernantes, con sus jefes o socios. 

Se sabe, que avanzan y crecen;   como consecuencia, parte de obligaciones y servicios gubernamentales (antes gratuitos), ahora son fuente autorizada de negocios y beneficios  privados.

Mientras, ¿Quién se ocupa de los veracruzanos y los atiende en sus necesidades y problemas crecientes?

Recesión económica, desempleo, pobreza, hambre, inseguridad y crisis financiera gubernamental,  más deuda e inestabilidad. Con enajenación, entretenimiento y distracción.

Y a pesar de todo, los que no aflojan ni se dan por vencidos son los veracruzanos. Con o sin gobiernos; por encima de malos y peores, se esfuerzan y persisten, sobreviven  y contribuyen a la verdadera recuperación de Veracruz.

Tal es el caso del mayor y más efectivo programa de apoyo a los pobres, que ejemplarmente sostienen los pobres,  a los que  no pudimos ofrecer empleos e ingresos dignos, aquí.

Los mismos que migraron y ahora envían remesas a sus familiares. Remesas que según el Banco de México,  para 2016 representaron 1,124 millones de dólares y que, a junio de 2017 aumentaron  6.8 %, llegando a 592 millones.

Los bueno cuenta, cuando no es cuento.

Esto, no quiere decir que los gobiernos no  hagan esfuerzos y que algunos intentos no deban reconocerse. No sería objetivo ni justo asegurar que no se hace nada; o negar, que en algunos aspectos, cuando menos se han disminuido daños y pérdidas.

Identificar lo positivo es, desde luego, muy importante. No hacerlo implica arriesgar o perder,  lo que ha costado y cuesta muy caro alcanzar o conseguir.

¿Pero  reconocer y defender qué?  Lo que no se sabe e ignora por falta de información  oficial? ¿Cómo hacerlo si opacidad, autoritarismo o excesivo personalismo,  deficiente e incompleta rendición de cuentas,  y  falta de participación ciudadana y social, siguen caracterizando a buena parte de las acciones de gobierno?

Imprescindible garantizar el derecho a saber;  y a la vez, cumplir y hacer cumplir el deber de informar.

O qué, ¿a  crecientes limitaciones y sacrificios, hay que obligar a la población que adivine, reconozca, elogie y acepte lo que no sabe, ni se le informa bien y a tiempo? 
¿No es más fácil revisar, actualizar y mejorar la política de comunicación social, que culpar a los medios y a la misma opinión pública?

Además, es fundamental que se reconozca la nueva realidad. Empezando por la importancia, trascendencia e influencia de la revolución tecnológica de las comunicaciones, que todo lo está removiendo, transformando y renovando; y desde luego, que se acepte que se trata de una sociedad y ciudadanía que es otra, que está cambiando y está dispuesta a ejercer sus derechos y libertades, y exigir  cumplimiento puntual de obligaciones v responsabilidades.

En este contexto no cabe el ocultamiento de información, ni la simulación de su acceso público. Tampoco es admisible persistir en el uso y abuso, de la “transparencia faraónica”, misma que basada exclusiva o preferentemente en el acto, discurso y boletín oficial, para la exaltación personal y el servilismo, pretende cumplir y hasta exigir credibilidad y confianza públicas.

La sacrificada población prueba y comprueba, todos los días, que padece y está llena de limitaciones y problemas; y que los hechos demuestran lo contrario o las limitaciones, medias verdades  y falsedades, de lo oficialmente  difundido. Urgen soluciones no declaraciones.

Innumerables formas por las que  trascienden  insuficiencia, error y distorsión de las acciones gubernamentales, que tanto se presumen y se quieren imponer como dogma o incuestionable acto de fe.

Y sobre todo, no puede permitirse ni consentirse la opacidad y la falta de acceso a la información pública, tampoco la rendición de cuentas simulada o distorsionada, así como la obstrucción y oposición a la participación social, para evaluar y calificar permanente y ampliamente, toda acción gubernamental.

Con opacidad,  probado está que se fortalece  incapacidad y perversidad, complicidad e impunidad.

Ineptos y corruptos, ineficientes y delincuentes.

En condiciones adversas y crisis recurrentes o persistentes, como la financiera y la económica, y dado el crecimiento de la ineficiencia y delincuencia gubernamental, es oportuno preguntar: ¿Qué tenemos, Gobiernos malos o peores?

Para encontrar la respuesta, simplemente se debe empezar, por  corroborar  lo  dicho, con lo hecho.

Enseguida, comprobar los resultados y realizar una evaluación confiable, que incluya costos y beneficios sociales. Identificar ventajas, logros y pendientes; errores,  insuficiencias y deficiencias.

Bien  para dar confianza y apoyo, para consolidar el trabajo realizado y avanzar; o, por el contrario, para reprobar y condenar  fracasos, pérdidas y retrocesos, para que se corrija de inmediato lo que se tenga que corregir y se sancione a quien se tenga que sancionar.

Es más, si se sabe que se padece un gobierno malo o peor, entonces hay que empezar por preocuparse y ocuparse del asunto.

Probado esta que la situación no se va a corregir por si sola; menos, al dejar hacer y dejar pasar, porque lo más probable, es que siga incrementando el tamaño del daño,  y a pagar las consecuencias. Urgente gobernar al gobierno, o el daño seguirá aumentando.

Incluso,  en el remoto caso,  que la acción gubernamental sea buena, no se debe olvidar que,  siempre es posible mejorar. Sobre todo si prevalece  actitud preventiva y correctiva.

En fin, hay que asegurarse que el gobierno sirva; que su desempeño sea aceptable;  y que responsabilidad,  eficiencia y  capacidad de respuesta adecuada y oportuna, le caractericen.  Menos rollo y más desarrollo.

Quien quiera oír, que oiga.

No hay peor ciego que el que no quiere ver.

*AcademicoIIESESUV@RafaelAriasH.Facebook:VeracruzHoydeRafaelAriasHdez

 arias20028@hotmail.com

Twitter: @RafaelAriasH

Facebook: Veracruz Hoy de Rafael Arias Hdez

 

 

Blogosfera
 

Pulso crítico

Va Tuxpan

Noticias de Veracruz

Monero Hernández

Cuaderno de Saramago

La Historia del Día


Trabajo en Xalapa
Trabajo en Xalapa

Agua Electropura "Xallapan

Alef.mx