Opinión

Xalapa, Ver., Año VII No. 416

   

Semana anterior

  Contacto

 

 

Bocadillos

Rolando Bello Paredes

Mujeres

Al igual que los libros, otro tema preferido es el de las mujeres. Guardo también muchas notas de ellas. Las comparto este domingo veraniego.

1. En su novela El Señor de los Últimos Días, el escritor Homero Aridjis, nos entrega una lista de nombres de mujeres, conocidos en la España del año mil de nuestra era. Una muestra mínima: Oro María, Velasquita Regina, Jimena, Adosinda, Froila, Fronilde, Justa, Donna, Flora, Honoria, Rodriga, Salamira, Elvira, Sobrada, Betote, Especiosa, Mummadona, Urraca, Vilocia, Severa, Kintila, Begga, Balda, Heldoara, Corvasia, Subildi, Vita, Oroceti, Azenda, Fredenanda, Grandesalva, Beila, Giloira, Quintela, Gontruoda, Rusticula, Monegunda.

2. “La ira de las mujeres es más temible que la de los hombres” escribió el virrey Bucareli al obispo Fuero de Puebla, el 19 de febrero de 1772, en Istor Revista de Historia Internacional, número 14.

3. En la novela de Fernando García Calderón, La judía más hermosa: “Una mujer inteligente, llegada la pubertad, ha de colocar la razón una cuarta debajo de su ombligo y no desviarla de allí por nada del mundo”.

4. “El cabello de una mujer es la red con la que Satán pesca el alma de un hombre”, en la novela de Donna W. Cross, La Papisa.

5. En la novela de Arturo Ortega Blake, La Papisa Juana, Ionnes Angelicus:

a). “Todo deseo sexual era malo y que la atracción por una mujer tenía origen diabólico”, frase atribuida al Papa Gregorio I.

b). “La mujer es una ostentación obscena; juzga con el sexo y no con el pensamiento”, frase atribuida a Aristóteles.

c). “Nada hay tan poderoso para envilecer al espíritu del hombre como las caricias de una mujer”, frase atribuida a San Agustín.

6. En la novela de Ken Follet, Un mundo sin fin: “¿Cómo podemos tener pensamientos puros si las mujeres nos distraen constantemente?”.

7. En la novela de Fabio Pittorru, La conjura Borgia:

a). “Las mujeres, que son volubles, ligeras y descerebradas por naturaleza, no saben guardar un secreto y tienen una tendencia irresistible a la habladuría”.

b). “Las mujeres siempre abiertas de piernas no son otra cosa que tramposas cargadas de insidia que, con frecuencia, esconden almas torcidas, crueles y llenas de secretos”.

8. “En cierta clase de mujeres la hermosura sin desvergüenza es vianda sin sal”, en la novela de Arturo Pérez-Reverte, El puente de los asesinos.

9. Las mujeres de Alejandro, en portal de historia de National Geographic: a). “Bársine, su amiga de infancia, princesa de sangre persa y griega, hija del sátrapa persa Artabazo; b). Roxana, la princesa bactriana de legendaria belleza; y, c). Estatira, junto con Roxana, ostentó la posición oficial de esposa del rey”.

10. En Revista de Revistas del periódico Excélsior, en febrero y marzo de 1911:

a). “Entre las clases populares del Japón, cuando el marido no está contento con su esposa porque le es infiel, la puede echar a la calle, dándole un certificado haciendo constar que la deja en libertad”.

b). “En materia de conceder derechos a las mujeres, Abisinia le aventaja a Europa. La casa con todos los enseres le pertenece a la esposa; si el esposo la ofende, ella puede echarlo de la casa, hasta que él venga arrepentido y procure enmendar el mal que ha hecho”.

c). “En Dinamarca existe una singular institución denominada Seguros de doncellas viejas, la mujer que se pasa de los 40 años sin casarse recibe determinada pensión. Si contrae nupcias antes de esa edad, el seguro pasa a sus hermanas”.

11. En la revista Nexos 417, Hechizo sexual, instrucciones para mujer, en Sumeria, 2,500 A.C:

a). Atar un carnero a la cabecera de la cama y un burro a la piecera de la cama. b). Sentarse, o pararse, o arrodillarse en el centro de la cama. c). Recitar el conjuro, incluyendo “Que mi vagina pueda sujetar con fuerza su pene”; “Que tu pene crezca tan largo como un garrote”; “Estoy sentada en una red de seducción”.

12. En el libro de Alejandro Rosas, 99 pasiones en la historia de México:

- “En tiempos del Segundo Imperio, Maximiliano dedicó dos años de infortunado gobierno a crear un registro de mujeres públicas. Parece que fue el general Bazaine quien, mortificado por las enfermedades que podían contraer sus soldados en las exóticas tierras mexicanas, conminó al emperador a reglamentar esta actividad.

- El registro de mujeres públicas conforme al reglamento expedido por el S.M. emperador recogió 598 fichas. Fue el primer registro fotográfico. La foto de cada señora debía estar acompañada por el nombre, lugar de origen, edad, oficio previo, domicilio, forma de trabajo (independiente o en prostíbulo), enfermedades padecidas y categoría, dependiendo del sector social para el que trabajara”.

13. “Los hombres egipcios musulmanes tienen un derecho unilateral e incondicional al divorcio, sin necesidad de recurrir a procedimientos judiciales. Lo único que el hombre debe hacer es repudiar a su esposa diciéndole “estás divorciada”, tres veces, configurándose así un divorcio irrevocable que debe ser registrado ante Notario. Las mujeres que quieren divorciarse en Egipto tienen dos opciones: el divorcio con culpa o causal y el divorcio sin culpa o no causal. Uno de los primeros, aceptada por las cortes egipcias, es la enfermedad, incluyendo enfermedades mentales”, en el blog “El juego de la Suprema Corte” de la revista Nexos.

14. Stephen Hawking: "Las mujeres son un completo misterio", en agencia EFE, enero 2012.

15. En la novela de Rafael Bernal, El complot mongol:

- “Esa es una costumble china, mu vieja costumble china y mu honolable. Cuando mujel ya esta vieja, homble toma mujel segunda, pala dejal descansal a mujel plimela. Mu honolable costumble china”.

Estampa. ¡A la salud del maestro Roldán Peniche Barrera!, se dice y se bebe una bien fría (como el desprecio de una mujer, según pedía el poeta Humberto Lara y Lara). Amigos y colegas, Alfredo, Efrén, Eduardo, Carlos, por ejemplo, disfrutan un mediodía cualquiera de las atenciones del mesero de la cantina Leoncitos.

A unos pasos funcionó la Escuela de Antropología de la máxima Casa de Estudios, que dirigió exitosamente en dos periodos, el Dr. Carlos Bojórquez Urzáiz, en 1985-1989 y 1990-1994. El predio fue casa habitación del gobernador Agustín Franco Aguilar (1958-1964). Y seguramente algunos docentes, incluido el director, acudieron alguna vez al Leoncitos.

La cantina se mantiene desde hace muchos años, no sé cuántos, y no ha sucumbido a las apariciones modernas como la famosa La Negrita, que es ahora un antro, al decir de los jóvenes parroquianos. La plática tiene que ser casi a gritos por el murmullo escandaloso de los clientes de la barra y de las mesas.

La botana es la clásica, papa, calabaza, pepino blanco, sikilpak, chicharra, orejitas, para luego y después de varias tandas, comer algún guiso, como relleno negro, y pedir el “cambio de tercio”, a whiskys o vodkas o rones. Todo sea para componer el mundo.

En ese momento cae una fuerte lluvia, es la época, y ni remedio, no queda más que pedir otra ronda y luego la de la casa y después la caminera y la del estribo y la hach.

Es cosa de la naturaleza.

Receso. Uno breve, los Bocadillos y su redactor se ausentarán unos días; esta columna se publicará de nuevo el siguiente domingo 20.

Tardeada dominical. En la obra de Barbara W. Tuchman, El telegrama de Zimmermann, algunos calificativos del general Victoriano Huerta:

- “Indómito indio”, “Astuto indio de labios apretados”, “Malvado monstruo inhumano”.

 Mérida, Yuc., 6 de agosto de 2017

*Director jurídico de la Secretaría General de Educación del Estado en Yucatán

Editorialista, Diario ¡Por Esto!

Editorialista, Grupo SIPSE Peninsular
rolandobelloparedes@gmail.com

 

 

Blogosfera
 

Pulso crítico

Flor y Canto

Va Tuxpan

Noticias de Veracruz

Monero Hernández

Soberanía popular

Cuaderno de Saramago

La Historia del Día


Agua Electropura "Xallapan

Alef.mx