Opinión; articulista invitado

Xalapa, Ver.- Año VI No. 440

   

Semana anterior

  Contacto

 

 

López Obrador y Yunes Linares: corrupción y honestidad

José Lima Cobos

En acto de gran alarde, el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares lanzó la proclama –mediante decreto gubernamental– que el aspirante de Morena, a la presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador era un corrupto y, además que está loco.

El decreto gubernamental no se ha publicado en la" gaceta oficial "del gobierno del Estado, así es que no ha entrado en vigor por lo que carece de valor y es, más que nada, una balandronada para llamar la atención, es decir , atraer los reflectores por aquello que un luchador social, por lo general está loco, y más en un país en que la locura está empoderado por el enriquecimiento inexplicable o el uso de recursos de procedencia ilícita de quienes siempre al estado uncidos a la placenta del gobierno y , presumen de ser honestos, cuando ni siquiera han pegado un clavo.

Si el narcotráfico ya adquirió carta de naturalización gracias a Felipe Calderón porque se ha apoderado de la nación y la ha convertido en unos de los países más peligrosos del mundo, después de Sira,- un país que está en guerra-, significa, sin lugar a dudas, que la riqueza acumulada por unos cuantos, no de procedencia lícita por supuesto, de ahí que además de un país de locos, somos un país de corruptos.

No sé quién pueda tirar la primera piedra o bien, quien aplicará la justicia y más, en caso de encarcelamiento quien cerrará la puerta, porque el que no es cómplice, es complaciente y ello se acredita ahora que Chihuahua, a través de su gobernador Corral, ha cimbrado a la república al denunciar que el presidente Peña Nieto manipula los recursos que la Secretaría de Hacienda destina a los gobernadores y que los privilegios para unos, en detrimento de otros, dan cuenta de que el exgobernador Javier Duarte, de Veracruz, no operó solo, tampoco el Duarte de Chihuahua, una mescolanza de intereses de lo más ominoso que se puede uno imaginar.

La auditoría Superior de la Federación, organismo encargado de fiscalizar los recursos públicos denunció, en tiempo y a tiempo, que Veracruz se estaba yendo cabezón con las partidas federales y los procuradores, designados por el presidente Peña, entre otros, Murillo Karam, Arely Gómez, Cervantes o el ahora encargado de esa dependencia, actuaron en plena complicidad y el más sepulcral de los silencios, porque la secretaría de Hacienda con Videgaray y Meade, no escatimó ningún esfuerzo para detener el saqueo a los veracruzanos, por el contrario, lo alimentaron.

Hubiera sido una locura de Yunez Linares -siempre se vio como un chantaje- denunciar al presidente de la República como lo hizo Corral, de estar en complicidad con Javier Duarte, pues es público y notorio que el expresidente del Partido Acción Nacional, Espino había presentado en la procuraduría General de la República una denuncia en su contra que ha permanecido archivada y aunque se ordenó que se abriera otra más por parte de ex gobernador veracruzano, la misma duerme el sueño de los justos y nada se ha dicho si existe o no los delitos que se les imputan en ambos casos.

Sin embargo, no existe, hasta ahora, ninguna denuncia contra López Obrador por enriquecimiento inexplicable, siendo que se ha convertido en un acicate contra el sistema político, quien no descansa en señalar, en todo momento y en cualquier lugar, que los políticos actuales, entre otros, Salinas, Fox, Calderón y Peña Nieto están involucrados en actos de corrupción y los ha responsabilizado de la crisis económica en que habitan más de cincuenta millones de mexicanos.

Ahora bien, la contienda está clara, por un lado, el gobernador Yunez afirma que López Obrador es un corrupto y que está loco, - sin prueba que lo demuestre o denuncia que obre en expediente y menos que medicamente esté mal de la cabeza, y, por el otro, la honestidad que festina el gobernador sin que se determine por la nomenclatura si las denuncias que existen de deshonestidad son ciertas o bien producto de la imaginación, lo que se puede demostrar si, por su cuenta, se dan a conocer los patrimonios de ambos y que sea la balanza de la sociedad, sin debate público y menos mediático , el que ponga a cada quien en su lugar, pues dicen que lo feo y la riqueza no se pueden ocultar, así es que manos a la obra para ni uno ni otro presuma de honestidad o corrupción, esa sería la mejor prueba del ácido

limacobos@hotmail.com

Twitter:@limacobos1.

 

 

Blogosfera
 

Pulso crítico

Flor y Canto

Va Tuxpan

Noticias de Veracruz

Monero Hernández

Cuaderno de Saramago

La Historia del Día


Agua Electropura "Xallapan

Alef.mx