Opinión

Xalapa, Ver.- Año VIII No. 452    

Semana anterior

  Contacto

 

Alfredo Poblete Dolores

Elecciones, calumnias e ignorancia (ll)

14 de abril de 2018

Los priistas de antaño cometieron graves atropellos y perpetraron un sinfín de barbaridades y canalladas. La corrupción —nada comparable a los niveles actuales— siempre estuvo presente en aquellos sexenios; el autoritarismo y el uso de las instituciones monopolizadoras de la fuerza legítima fue ejercida, sin miramientos o limites, cuando el presidente en turno lo creía conveniente.

Recordemos la represión y posterior asesinato del líder Rubén Jaramillo y su familia. En esa cobarde acción —llevada a cabo en el sexenio de Adolfo López Mateos— asesinaron  a la esposa de Jaramillo y a los 3 hijos de ambos. Siguieron las represiones y varios presidentes —con sus decisiones— tiñeron de sangre el territorio patrio; masacraron maestros, ferrocarrileros, médicos y otros. Siguieron los emblemáticos asesinatos de estudiantes en 1968 y 1971; más adelante, Aguas Blancas; en el actual sexenio —uno de los más bárbaros y sanguinarios— casos como Chalchihuapan, Tanhuato, Apatzingán, Tlatlaya y Nochixtlán esperan justicia. La brutalidad institucional —asociada con el crimen organizado— se hizo presente en Ayotzinapa Guerrero; la desaparición de los 43 estudiantes, más el asesinato de media docena de jóvenes marcaron con sangre inocente el sexenio de Peña Nieto.

Por otra parte, los tricolores también tuvieron logros. Con ellos al frente, gran parte del pueblo mexicano obtuvo provechos y utilidades. Gracias a la política económica implantada e impulsada por las administraciones priistas de aquellos tiempos hubo movilidad social y un amplio sector de la población salió de la pobreza.

Carlos Fernández Vega, [La Jornada 1 de abril de 2018] hace una síntesis del desempeño económico del país desde el periodo de Lázaro Cárdenas hasta nuestros días y con datos oficiales nos ilustra y dice: “en el México pre moderno [de Lázaro Cárdenas a José López Portillo] todos los inquilinos de Los Pinos cuando menos registraron un año de sus respectivos sexenios con crecimiento superior a 8 por ciento. Por ejemplo [todas las cifras son del INEGI], en 1936, con Cárdenas en la residencia oficial, la economía creció 8.2 por ciento; con Manuel Ávila Camacho, en 1941 lo hizo 9.68 y en 1944, 8.04; con Miguel Alemán, en 1950 avanzó 9.72 por ciento; con Adolfo Ruiz Cortines, 8.48 en 1955; con Adolfo López Mateos, 8.11 en 1960 y 11.01 por ciento en 1964.”

“También con Gustavo Díaz Ordaz, 9.42 por ciento en el ignominioso 1968; con Luis Echeverría, 8.23 en 1972, y con José López Portillo, en 1978, 8.96 por ciento, en 1980, 9.23 por ciento, y en 1981, 8.53 por ciento. […]. López Mateos (1964) tiene el registro más alto de crecimiento económico del México institucionalizado: 11.01 por ciento, a razón de casi un punto porcentual por mes; es decir, el triple de lo que Miguel de la Madrid, con su giro de 180 grados logró crecer en el sexenio completo.” Dice Peña que ese es el “pasado fracasado”.

“Ya con los modernizadores salvando al país, el resultado fue para mal. […] El mejor resultado de Fox se registró en 2006, ya de salida, con una tasa de 4.78 por ciento, pero el promedio anual fue de 2.3. Con Felipe Calderón el mejor logro fue en 2010, con una tasa de 5.5 por ciento, aunque los especialistas explicaron que se debió al rebote del desplome de 2009, cuando la economía se hundió 6.5 por ciento. Así, el promedio anual se ubicó en 1.9 por ciento. Y con EPN el mejor año fue 2015, con 2.5 por ciento, para un promedio anual en el sexenio de 2.1 por ciento.”

El desempeño económico del país se debe en gran medida al trabajo realizado por los secretarios de hacienda en turno. En los sexenios de Miguel de la Madrid a Peña Nieto, pasando por los panistas Fox y Calderón, todos los titulares de esa importante secretaría son egresados o fueron maestros del ITAM. Cuánto daño le ha hecho al país esos itamitas. JA Meade es egresado de esa institución educativa y fue secretario de hacienda con Caderón y Peña, analice usted los resultados económicos obtenidos en esos sexenios y reflexione su voto en el próximo proceso electoral.   

Durante los sexenios de Adolfo López Mateos y Gustavo Díaz Ordaz —de 1958 a 1970— la política económica puso atención especial en la estabilidad de la macroeconomía sin descuidar la variable financiera e invirtiendo en la producción y el empleo; se industrializó en gran medida al país sustituyendo importaciones, fortaleciendo la infraestructura en comunicaciones y en el sector de la energía; se fomentó la actividad agrícola logrando la autosuficiencia alimentaria y  se consiguió exportar los excedentes; se reguló y promovió el financiamiento de la actividad productiva —ojo— con la participación de capital extranjero; el salario mínimo aumentó casi al doble. ALM y GDO fueron autoritarios, represores y sanguinarios pero durante sus períodos presidenciales la economía y calidad de vida de muchos mexicanos mejoró sustancialmente.

Delimitemos lo dicho hasta ahora. No se trata de transportar del pasado los logros económicos y financieros obtenidos. Eso es imposible. Sólo un imbécil puede creer ese irrealizable planteamiento. La proposición formulada por el dirigente de Morena es recuperar algunos aspectos de las políticas económicas que se hicieron bien en tiempos remotos y adaptarlas al contexto actual.

Entiendo a algunos de mis conocid@s, vecin@s, amig@s y familiares. Muchos de ellos no conocen la historia de México, no leen los periódicos, no tienen tiempo para ello ni les interesa hacerlo. Su bagaje en aspectos de política lo abreva de los noticieros o los spots de las campañas transmitidos en la TV o la radio. A ell@s los manipulan y engañan fácilmente; creen a pie juntillas las calumnias que pregonan los candidat@s o las falsedades, descalificaciones y absurdos de los opinador@s profesionales.

Muchos queremos salir de la actual política represora, autoritaria y barbárica. Otros tantos deseamos tranquilidad y paz en nuestro entorno y en el de nuestras hijas y esposas. Casi todos deseamos un futuro en donde exista crecimiento económico, trabajo, salud y educación para los niños y jóvenes. Aspiramos que la corrupción e impunidad sea erradicada de la vida nacional y anhelamos que el contubernio políticos-crimen organizado sea eliminado. Que el robo y saqueo de los recursos públicos sea sancionado con rigor y sin distingos. En síntesis, queremos una vida digna para México y los mexicanos.

El voto para elegir al próximo presidente de la república debe ser razonado. Mi voto se va a fundar en estas y otras reflexiones publicadas con anterioridad. Mi sufragio podrá estar equivocado pero nunca lo emitiré desde la ignorancia, las mentiras o descalificaciones. 

alfredopoblete@hotmail.com

 

Blogosfera
 

Pulso crítico

Flor y Canto

Va Tuxpan

Noticias de Veracruz

Monero Hernández

Soberanía popular

Cuaderno de Saramago

La Historia del Día


Agua Electropura "Xallapan

Alef.mx