Opinión

Xalapa, Ver., Año VII No. 462

   

Semana anterior

  Contacto

 

 

Bocadillos 

Rolando Bello Paredes 

Libros y lectores: otra vuelta

¿Netflix derrota a la novela? En Alemania, un estudio pedido por la Asociación de Editores y Libreros Alemanes, “muestra la dramática reducción de lectores de libros, debido a que los individuos gastan más tiempo en la red”.

La Jornada (8 junio 2018) tituló así la nota: “Revela estudio la dramática reducción de lectores atrapados por series de Netflix”.

De acuerdo a la Wikipedia, “Netflix, Inc, es una empresa comercial estadounidense de entretenimiento que proporciona mediante tarifa plana mensual un streaming de contenido multimedia (principalmente películas, series de televisión y documentales) bajo demanda por Internet”. Se fundó en 1997, y en 2017 tenía más de 98 millones de usuarios en todo el mundo.

El periódico capitalino agregó: “El número de personas que compra libros en Alemania cayó cerca de 18 por ciento de 2013 a 2017. La caída fue incluso más profunda, de 24 por ciento a 37 por ciento en las personas entre 20 y 50 años, el grupo de edad que dedica más de tres horas al día a Internet”.

“Los resultados del estudio son sombríos para la lectura en un país que se enorgullece de sus niveles en ese ámbito y donde tiene su sede la principal feria mundial del libro”, que se celebra anualmente en Fráncfort.

¿Cómo está México, en la materia?

El Inegi presentó, en abril último, unos datos actualizados de su Módulo de Lectura (Molec), de los que destaco:

- “En cuanto a la lectura de libros, 46.5% de las mujeres lectoras de los materiales de Molec declararon que en los últimos doce meses leyeron algún libro; 3 puntos porcentuales más que en el caso de los hombres (43.6%). Esta diferencia de 3 puntos se identifica también en la lectura de revistas (35.4 por ciento contra 32.6 por ciento).

- “De la lectura de libros por temática los más citados fueron los de literatura, con 40.8 por ciento. Le siguen los libros de texto, uso universitario, de materias o profesiones en particular, con 33.6 por ciento; los de autoayuda, superación profesional y religión con 28.2 por ciento; cultura general con 23.4 por ciento, y los manuales, guías o recetarios y otros, con 7.5 por ciento”.

En un informe anterior, el Inegi señaló que el promedio de libros leídos por los mexicanos en 2015, había sido de 3.8 ejemplares. Y en febrero de 2017, que 45 personas, de una población de 18 y más años alfabeta, declararon leer al menos un libro en los últimos doce meses (Bocadillos en Por Esto! 18 marzo 2018).

Aquí no se sabe si Netflix derrota también a los lectores yucatecos, no hay estudios de caso. La realidad es que seguimos mal en materia de lectura y de libros. Uno de los males, entre otros, es el precio, caro en algunos, carísimo en otros.

Rescato, enseguida, algunos de mis apuntes:

- “Sólo el teatro… y los libros, que ayudaban a sufrir con paciencia los malos trances, movían su interés y le proporcionaban ciertas blanduras al espíritu”: El Capitán Alatriste, principal personaje en la novela de Arturo Pérez-reverte, El puente de los asesinos.

- “Aquel señor invitó a un diputado: Vamos a comprar libros. Respondió el político: "No, gracias. Ya tengo uno": Catón en diario Reforma (5 junio 2013).

- “Los libros no deben relacionarse con lugares sagrados o solemnes, sino con casas de juego, o de plano burdeles”: Mauricio Achar, fundador de Librerías Gandhi.

- “Los libros en el siglo XVI son productos escasos y caros. ¡Pensemos en que Isabel la Católica, al momento de muerte en 1504, sólo poseía dos libros! Son los eclesiásticos, los señores, las órdenes religiosas, los universitarios y los grandes burgueses los clientes de los libreros”: Christian Duverger, en su Crónica de la eternidad, ¿Quién escribió la Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España?

            - “El arzobispo Cisneros, el asceta y fanático confesor de la reina Isabel, La Católica, en un arranque de celo religioso mandó quemar todos los libros árabes de las bibliotecas de la ciudad. Libros de agricultura, de matemáticas, de ciencias, ochocientos años de cultura mora en España ardieron esa tarde. Sólo trescientos libros consideró el prelado que debían salvarse de las llamas”: Gioconda Belli, en la novela El pergamino de la seducción.

            - Al mexicano “no sólo no le gusta leer, no le gustan los libros ni siquiera en calidad de cosa, ni para no leerlos ni para nada, vamos, ni para prótesis de la cama a la que se le rompió una pata”: Guillermo Sheridan, citado por Pablo Majluf, en “¿Por qué a los mexicanos no nos gusta leer?”, en ADNPolítico (21 julio 2013).

            Para finalizar un apunte reciente, tremendo: En la revista Letras Libres número 234, en el artículo de la periodista Melva Frutos, “Jaime Rodríguez El Bronco, El Político que jura no ser político”, se sabe cuál es el libro favorito del candidato independiente:

- “El Libro Vaquero”.

Candita. Así se reconocía a la distinguida maestra Candita Souza Escalante de Fernández, quien falleció el pasado domingo 17. Recibió, como nos recordó Por Esto! (18 junio 2018), la Medalla Yucatán (2008), el Premio Maestro Salvador Rodríguez Losa (2008), la Medalla Purita Escalante y la Medalla Raquel Dzib Cicero por 30 años de servicio docente.

La recuerdo en su desempeño como servidora pública, estricta pero siempre cordial, fue una excelente directora de educación secundaria, que desde entonces a la fecha, no hemos tenido otra figura con elevados principios, y dedicada y aplicada el servicio educativo.

“La vamos a extrañar mucho –como asegura el Dr. Raúl Vela Sosa-, deja un vacío en el sentimiento cultural yucateco”.

Academia sueca. El affaire de la Academia Sueca, relativo a los acosos sexuales, que motivaron la suspensión este año de la entrega del Premio Nobel de Literatura, y que han sido materia de algunos Bocadillos, en Por Esto! (15 y 29 de abril, y 6 de mayo, 2018), cuenta hoy otro capítulo en esta infame historia.

El titular del diario español El País (12 junio 2018), así lo registró: “La Fiscalía sueca acusa de violación al causante del escándalo sexual en el Nobel de Literatura”.

Agregó: “La acusación se basa en dos casos de violación contra una mujer cometidos en Estocolmo en 2011”. El esposo de la académica y poeta Katarina Frostenson, “había cometido abusos sexuales contra varias mujeres en su club literario y en dependencias propiedad de la Academia”.

El escándalo “detonó la crisis histórica que atraviesa la institución que otorga el Nobel de Literatura”.

(Esto, mascullan los Bocadillos, evitó, momentáneamente, otro “Bob Dylan” como Nobel de Literatura 2016, aunque le moleste algo, este paréntesis, al Dr. Carlos Bojórquez Urzaiz).

            Curiosidad. Apunto un dato curioso, proporcionado por la periodista y escritora española, Rosa Montero, en su columna “El bar de la esquina”, en el suplemento El País Semanal (16 junio 2018):

            - “En España hay 260,000 bares, uno por cada 175 habitantes, la cifra más alta de la Tierra (datos de 2016 de la consultora Nielsen). Repito: somos la primera potencia mundial del codo sobre la barra”.

            El único que podría decir cómo está la cosa en Mérida, y queda cordialmente emplazado a decirlo, es el auténtico cronista meridano, Roldán Peniche Barrera.

            Tardeada dominical. Del poeta alemán Heinrich Heine:

            - “Allí donde se queman los libros, se acaba por quemar a los hombres”.

Mérida, Yuc., junio 24 de 2018

Editorialista, Diario ¡Por Esto!

Editorialista, Grupo SIPSE Peninsular
rolandobelloparedes@gmail.com

 

 

Blogosfera
 

Pulso crítico

Va Tuxpan

Noticias de Veracruz

Monero Hernández

Cuaderno de Saramago

La Historia del Día


Agua Electropura "Xallapan

Alef.mx