Opinión

4Xalapa, Ver.- Año VII No. 468

   

Semana anterior

  Contacto

 

 

De mi Bitácora

Dulce María Sauri Riancho*

Vuelve la zona libre. Coludos y rabones

Regresa la “zona libre” o “zona franca”. El lunes pasado Marcelo Ebrard, futuro secretario de Relaciones Exteriores, acompañado del virtual presidente de la república hizo el anuncio anticipando algunas decisiones que habrán de pasar previamente por el Congreso. Veamos de manera sintética qué dijo Ebrard.

1. En la frontera norte se correrán las aduanas mexicanas “20 ó 30 kilómetros” hacia el interior del país.

2. El Impuesto sobre la Renta (ISR) que pagan las empresas se reducirá del 35% al 20%.

3. El Impuesto sobre Valor Agregado (IVA) descenderá en promedio a la mitad, es decir, al 8% en vez del 16% que continuaríamos pagando todos l@s demás mexican@s.

4. El Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) sobre las gasolinas y diésel, así como las tarifas de energía eléctrica, serán reducidos en la franja fronteriza, para igualar los precios de los energéticos de México y Estados Unidos.

5. El salario mínimo se irá al doble, sólo en esa zona del país. “Asunto de justicia”, así lo llamó Marcelo Ebrard.

6. En las distintas ciudades fronterizas de los seis estados mexicanos colindantes con Estados Unidos se elaborarán planes de Desarrollo Urbano Integral para el ordenamiento del uso de suelo, introducción de agua potable, pavimentación y drenaje, construcción de vivienda, unidades deportivas, guarderías, etcétera.

Desconcierta, por decir lo menos, el restablecimiento de un mecanismo de promoción económica que se aplicó en las décadas de 1960 y 1970. Fue una etapa en que la industria nacional se encontraba protegida de las importaciones que pudiesen competir con sus productos en precio y calidad. Las exitosas políticas de desarrollo de las maquiladoras de exportación de esos años estuvieron asentadas en medidas similares. A diferencia de lo que se propone ahora, en esos años el tratamiento fronterizo también incluía el sur del territorio nacional. Así, el vecino estado de Quintana Roo, Chetumal primero y después Cancún, se vieron beneficiados por las políticas de “zona libre”. Ante estos anuncios, surgen muchas preguntas. Van las mías. 

¿Profundizará la desigualdad regional? Los seis estados de la frontera norte están por encima de la media nacional, tanto en materia económica como en bienestar social. Nuevo León tiene el porcentaje de población en pobreza más reducido del país. Las disparidades fiscales que enfrenta la franja fronteriza en relación con sus vecinos estadounidenses se han compensado, por años, con el flujo de dólares que incentiva un peso barato. 

¿Impuestos más bajos para los más ricos? Si las reducciones fiscales son uno de los principales instrumentos de política pública para estimular el desarrollo, ¿por qué allá sí se aplican y en el resto del país no? Si van a disminuir el IVA en la frontera norte, si los industriales y comerciantes pagarán sólo el 20% de ISR, ¿por qué en Yucatán o en Tabasco, o en Durango, o en Jalisco, seguiremos con la tasa del 16% y 35% respectivamente? Si es recomendable aumentar al doble el salario mínimo, además de reducir los impuestos al ingreso y al gasto ¿por qué no adoptar una medida tan saludable en todo el territorio nacional? Si lo que se persigue es combatir la violencia auspiciando un mayor desarrollo, Guerrero, Michoacán, Colima o Zacatecas presentan niveles de delincuencia y violencia tan altos como Tamaulipas, Baja California o Coahuila. Si hablamos sobre desarrollo urbano y dotación de servicios, numerosas ciudades del interior de México envidiarían la infraestructura actual de sus similares norteñas. 

¿Qué pasará con la industria nacional? Cuando una empresa nacional venda a otra ubicada en cualquiera de las ciudades de la frontera norte, ¿estará “exportando”? ¿Cuál será el tratamiento fiscal? Con mayores costos en insumos, en electricidad y transporte, y con mayores impuestos, comprar en la frontera productos provenientes del interior de México será menos atractivo que adquirirlos de Estados Unidos. 

¿Y las zonas económicas especiales? Apenas comienzan a dar sus primeros pasos en los 10 estados más rezagados del país. Las “zonas francas” en la frontera norte pueden anular todas las ventajas de esos tímidos intentos sureños. Otra vez a los más pobres se les cargan más las pulgas. 

Las zonas libres, ¿muro virtual a la migración? Con el trato privilegiado a las ciudades fronterizas, lejos de armonizar el desarrollo urbano se reforzará el fenómeno migratorio hacia el norte. Cierto que las hará más atractivas para las personas que provengan del sur del continente y otras regiones del mundo, si no logran su propósito de pasar hacia los Estados Unidos. La repercusión en la distribución poblacional en el territorio del país tiene que ser considerada. 

¿Y la corrupción? Volveremos al tiempo del contrabando, a la simulación de la facturación para pagar menos impuestos. Se reproducirá la competencia desleal entre establecimientos de la franja privilegiada y los del resto del país. 

¿Caben las zonas francas o libres en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte? Desde el inicio de su vigencia en 1994 se fueron desmantelando como parte de los acuerdos alcanzados. ¿Será que ya se da por cancelado el TLCAN? 

López Obrador obtuvo una amplia mayoría en cinco de los seis estados de la frontera norte de México. Su propuesta de reducir el IVA fue enormemente atractiva, tal vez la causa principal del enorme caudal de votos que recibió. Ahora se apresta a cumplir a costa de la igualdad regional, del trato equitativo a la ciudadanía, independientemente de su lugar de nacimiento y de su residencia. Estará también faltando a su máxima justiciera: “Por el bien de todos, primero los pobres”. 

Entiendo que esta propuesta intenta ser una “carta de intenciones” ante el belicoso presidente Trump. Por eso, fue el secretario de Relaciones Exteriores del nuevo gobierno quien la dio a conocer, y no la Secretaría de Economía. Tal vez, para el vecino del norte resulte del todo irrelevante, pero abrirá heridas y profundizará brechas entre regiones y familias de nuestro país. Ante esta propuesta, ¿qué tienen que decir las cámaras empresariales? ¿Y los sufridos causantes que continuarán con sus mismos impuestos y los mismos ingresos? ¿Y los legisladores, tanto federales como locales? ¿Qué diremos todos? Por lo pronto, recordar el refrán popular: “O todos coludos, o todos rabones”

Mérida, Yuc.,  agosto 1 de 2018

   Ex gobernadora de Yucatán;
   Ex presidente nacional del PRI
   Editorialista, Diario de Yucatán.

 dulcesauri@hotmail.com 

http://dulcesauri.blogspot.com/

 

 

Blogosfera
 

Pulso crítico

Flor y Canto

Va Tuxpan

Noticias de Veracruz

Monero Hernández

Soberanía popular

Cuaderno de Saramago

La Historia del Día


Agua Electropura "Xallapan

Alef.mx