Opinión

Xalapa, Ver.- Año VII No. 477

   

Semana anterior

  Contacto

 

 

Plaza Caracol

Heli Herrera Hernández

Esa boda, ni Obama la tiene 

8/10/2018 

            El pasado 5 de octubre Chile celebro el 30 aniversario de aquel plebiscito que la oposición logro arrancarle a la dictadura militar de Augusto Pinochet, sobre su permanencia en el poder. Aquel 5 de octubre de 1988 millones de chilenos salieron con mucho valor a votar por un SI para que el dictador continuara como el tirano de la patria de Pablo Neruda, o un NO para que este se retirara voluntariamente.

            El resultado lo conocemos. Triunfo el NO y el opresor Augusto Pinochet se vio forzado a convocar a elecciones, entregando el cargo a Patricio Aylwin Azocar el 11 de marzo de 1990, no sin antes asegurarse fuero como senador vitalicio, y manteniendo el poder militar como Comandante en jefe del Ejército, que le garantizo inmunidad por todos los crímenes que ordeno, así como a las  violaciones a los derechos humanos de decenas de miles de chilenos.

            Rememoro el hecho porque exactamente el pasado 5, el actual presidente Chileno Sebastián Piñera (simpatizante y defensor de la dictadura pinochetista y de su gobierno militar), invito al ex presidente Ricardo Lagos Escobar al Palacio La Moneda a celebrar esa fecha histórica, y en donde le iban a rendir un homenaje por haber sido un perseguido y preso político de la dictadura, pero además un promotor del NO en aquel famoso plebiscito.

La respuesta que le mando el izquierdista Ricardo Lagos al presidente Piñera fue sorprendente, lleno de una congruencia digna de un luchador social. Palabras más palabras menos le contesto a través de Radio Cooperativa “Estoy, presidente, totalmente de acuerdo con celebrar tan memorable fecha, porque fue la pauta para el regreso de la democracia a Chile, pero NO ASISTIRE ni al homenaje ni a la celebración, porque usted ha sido un férreo defensor del régimen pinochetista y yo un opositor. Quiero que siga la armonía entre mis actos con lo que pienso y digo”.

Viene esto a colación por todo el escándalo que ha generado la boda del izquierdista Cesar Yáñez, brazo derecho del presidente electo, quien contrario al discurso que su dirigente nacional trae de años atrás, sobre “austeridad, primero los pobres,  vivir en la honrada medianía”, la celebro con fastuosidad, en la opulencia total, derrochando más de 10 millones de pesos, contraria al pensamiento de su movimiento y, a los ideales que dice tener y los ha pregonado toda su vida.

Pero el asunto no para allí, primero por el silencio que han guardado los altos mandos del partido político al que pertenece Cesar Yáñez sobre el derroche inmoral, económico y político de esta boda, sino porque cuando la prensa que sigue al presidente electo le preguntan sobre la misma, él contesta que “no se casó él”, que “solo fue invitado”, que “cada quien es responsable de sus actos”, que sus “adversarios lo quieren destruir”, respuestas que las califico al estilo Poncio Pilatos.

El daño, sin embargo, ya está causado. El sábado que tuve la necesidad de asistir a una reunión en el puerto de Veracruz, aborde los taxis cuyos choferes antes de la elección del primero de julio eran los propagandistas más acendrados de AMLO, ahora que platique con ellos se dicen defraudados, engañados no solo por lo de la gasolina (por más que quieran ahora decir que nunca dijeron que la iban a bajar,  circulan los videos del presidente electo, de la senadora Rosario Nahle –quien hasta presento una iniciativa de ley para bajar los impuestos a los combustibles, y de esa manera bajar el precio-, del Presidente de la Cámara de Senadores, entre otros altos funcionarios y dirigentes de MORENA), sino también por las declaraciones de no meter al ejército a sus cuarteles, y claro está, por la boda que ni Obama la tiene.

Es cierto, no se casó el, pero si el enlace era contrario al ideario del presidente electo, a su filosofía humanista y política, y estaba en desacuerdo porque era contraria a la carencia, miseria y pobreza que padece más del 83% de los mexicanos, pues hubiera sido congruente como el ex presidente chileno Ricardo Lagos y no hubiera ido. Su ausencia, además, habría sido un claro mensaje para sus colaboradores, justo antes del inicio de su gobierno, sobre el comportamiento público y privado que deben mantener. 

  plazacaracol@hotmail.com

Twitter: HELÍHERRERA.es

Inserción de cortesía

 

 

Blogosfera
 

Pulso crítico

Flor y Canto

Va Tuxpan

Noticias de Veracruz

Monero Hernández

Soberanía popular

Cuaderno de Saramago

La Historia del Día


Agua Electropura "Xallapan

Alef.mx