Opinión

Xalapa, Ver.- Año VIII No. 495    

Semana anterior

  Contacto

 

Alfredo Poblete Dolores

Pemex: huachicoleros e historia reciente (V)

9 de febrero de 2019

El refranero popular dice: “Más vale pálida tinta que brillante memoria.” Es importante -en el contexto actual- traer y mezclar lo escrito en el pasado distante y lo ocurrido en semanas recientes. Aunque al recordarlo se me vuelvan a revolver las tripas. 

El 24 de mayo de 1989, el gobierno de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) creó la empresa PMI. Esa empresa es el “brazo comercial” de PEMEX en el mercado internacional. Tiene operaciones en todo el planeta, maneja las importaciones y exportaciones de crudo y derivados para abastecer diversos clientes alrededor del mundo.

El 15 de septiembre de 2013 escribí: “Petróleos Mexicanos Internacional (PMI) se funda como un holding de seis ´oficinas financieras´ regadas en varias partes del mundo. Fue diseñada como una empresa instrumental –en otras palabras, de papel- sin estructura ni personal; jurídicamente separada de PEMEX y del gobierno federal. Desde su creación a PMI no se le podían aplicar las disposiciones que emanan de la Carta Magna ni las leyes a las que se sujeta la administración pública federal porque no es una empresa estratégica ni prioritaria.”  

El 27 de febrero de 2008 publiqué lo siguiente: “En 1992 Petróleos Mexicanos se dividió en cuatro subsidiarias: PEMEX exploración producción (PEP); PEMEX refinación (PR); PEMEX gas y petroquímica básica (PGPB) y PEMEX petroquímica (PP), además de un órgano corporativo.” A partir de ese momento PMI apareció en el organigrama de la ex paraestatal –como un pegote sin trascendencia jurídica o beneficio financiero para la petrolera- y sus aposentos fueron ubicados, en Marina Nacional 329, en la torre de PEMEX y los pocos empleados de la “matriz” despachaban desde ahí. Los saqueadores y bandidos no nos robaban escondidos en la oscuridad de la noche o en lugares apartados. No, lo hacían delante de todos, en nuestras propias narices y a plena luz del día. A las pruebas me remito. 

Regresando a septiembre de 2013 publiqué en aquel artículo: “A partir de 2007 la Auditoría Superior de la Federación (ASF) estuvo insistiendo en revisar la actuación y situación de PMI. Fue hasta el 2011 que pudo atisbar en las entrañas de esas ´empresas de PEMEX´ en el extranjero. Halló que PMI abrió otras filiales y actualmente cuenta con 39 oficinas en el mundo. Otro hallazgo fue que en 2010, Felipe Calderón -el de las manos limpias- ordenó la creación de una tesorería paralela, a PEMEX, para depositar las ganancias de esa treintena de empresas filiales. Durante un ´muestreo´ realizado en 2011 por la ASF se encontró que los ingresos de PMI ascendían a 433 mil 419 millones de pesos -que no reportaron al erario- y, además descubrió que los activos –bienes, servicios y capacidades operativas- de esas filiales regadas por el mundo ascendían –hasta 2011- a 92 mil 144 millones de pesos. (…) Si sumamos los ´ingresos de PMI´ a los ´activos de las filiales´ resulta que Petróleos Mexicanos tiene propiedades y depósitos en el extranjero que ascienden a 525 mil 563 millones pesos. Dos veces y media más que lo que pregonan los funcionarios federales para justificar sus proyectos ´privatizadores´.” Recordemos que Videgaray y Peña Nieto vociferaban que se necesitaban 200 mil millones de pesos de inversión para modernizar a PEMEX y detener la privatización. Agregaban que no había dinero para tal fin.

Siguiendo con la nota de 2013 agregué: “Debido a que PMI opera fuera de México, y al regirse por las leyes de los países donde están asentadas sus oficinas, se dificulta la faena investigativa de la ASF. En otras palabras PMI no rinde cuentas de sus ingresos, ni de sus activos ni de sus excedentes. Su manejo y administración es lo suficientemente turbia, por decir lo menos, como para saber la real dimensión de lo que ahí sucede.” 

Regresando a febrero de 2008 dije: “En 1993, (…) al fin PEMEX se preparaba para construir otra refinería y ello representaba menos dependencia de energéticos del exterior, más empleos, etcétera. Error de cálculo. En ese año PEMEX refinación se asoció con la trasnacional Shell Oil Company para invertir conjuntamente algunos millones de dólares en la construcción de una refinería, pero en Estados Unidos de Norteamérica, concretamente en Deer Park, Texas.”

La ASF detectó varias irregularidades en la “alianza estratégica” -entre la Shell y PMI- que se traducen en el nulo respeto a lo pactado entre ambas partes y “pequeños quebrantos” a las finanzas de PEMEX a través de los impuestos que paga la ex paraestatal al gobierno gringo y de nuestro país. Amén de otras marrullerías emanadas de la ingeniería financiera.

Brinquemos otra vez a septiembre de 2013 y encontraremos que: “El dinero robado de las finanzas públicas a través de PMI y la refinería texana no se esfumó o desapareció. No, esas millonarias cifras están ocultas. La ASF descubrió que el dinero ´sucio´ está resguardado en ´cuentas bancarias privadas´ del extranjero. Concretamente en siete paraísos fiscales: Luxemburgo, Irlanda, Suiza, Islas Caimán, Delaware (Estados Unidos), Holanda y Las Bahamas.

(…) me atrevo a decir que si se modifican los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución, permitiendo la inversión privada en el manejo de los energéticos, no tan sólo incursionarán las trasnacionales en ese campo también lo harán los titulares de las ´cuentas bancarias privadas´ resguardadas en el extranjero. (…) Veremos a ex presidentes de la República, ex secretarios de energía o hacienda, ex directores de PEMEX, ex gobernadores, etc., como jeques petroleros (…) Existen indicios para afirmar que la urgencia de los instigadores porque se apruebe la reforma energética está relacionada con la necesidad de ´lavar´ el dinero depositado en los paraísos fiscales del extranjero.”

El tiempo –desafortunadamente- me dio la razón. En diciembre del 2013 se modificaron los artículos constitucionales 25, 27 y 28. Muchos miembros de la kakistocracia (gobierno de los peores) y huachicoleros financieros invirtieron en el negocio del petróleo; adquirieron en las subastas grandes extensiones de territorio nacional ubicados en tierra y en aguas someras del mar repletos de crudo para la explotación del hidrocarburo y/o para la especulación financiera. Costearon esas compras con el dinero robado a PEMEX. ¡Un negocio redondo!

alfredopoblete@hotmail.com

 

 

Blogosfera
 

Pulso crítico

Flor y Canto

Va Tuxpan

Noticias de Veracruz

Monero Hernández

Soberanía popular

Cuaderno de Saramago

La Historia del Día


Agua Electropura "Xallapan

Alef.mx