Opinión

Xalapa, Ver.- Año VIII No. 498    

Semana anterior

  Contacto

 

Alfredo Poblete Dolores

Ultraderecha, propaganda y patrañas (II)

02/03/2019

                                                                                                                                                          Para Yalitza Aparicio

De muchos es sabido que el PAN fue fundado en 1939 para luchar contra el presidente Lázaro Cárdenas del Río (1934-1940). Los conservadores, provenientes del campesinado y las clases medias, identificados -ideológica y políticamente- con la iglesia católica al igual que la ultraderecha procedente de la clase pudiente del bajío y del norte del país combatieron las “políticas socialistas” del General Cárdenas. La decisión de nacionalizar el petróleo mexicano le genero enemistades internas y con las potencias petroleras extranjeras; asimismo, la expropiación de los ferrocarriles nacionales, agravó la pugna con los políticos aglutinados en la Unión Nacional Sinarquista (UNS) emblema del conservadurismo de ese tiempo; por cierto, esa organización fue creada en 1937 para “lidiar” contra el cardenismo.

Rafael Barajas, “el Fisgón”, documentó, en su libro: La raíz Nazi del PAN, que la prensa derechista -de las décadas 30 y 40 del siglo pasado- a través del semanario “La Reacción” cobijó a los “connotados escritores fascistas mexicanos: Nemesio García Naranjo (ministro de Educación de Victoriano Huerta y abogado de compañías petroleras estadunidenses), el Dr. Atl (seudónimo del pintor Gerardo Murillo, prolífico autor de textos antisemitas y pro nazis), Rubén Salazar Mallén (comunista converso al fascismo) y Alfonso Junco (representante de la derecha regiomontana)” quienes con sus plumas pregonaron calumnias, vilezas y patrañas en contra de las políticas cardenistas y a favor de Hitler y los Nazis.

Los políticos mexicanos de derecha –con sus honrosas excepciones-  siempre han estado en contra de las decisiones que hagan justicia al pueblo raso y a los desfavorecidos en general. En la década de los treinta del siglo pasado –identificados con los movimientos fascistas del mundo- se confrontaron con la política del cardenismo que puso énfasis en el indigenismo, nacionalismo y la justicia social o bien estorbaron el plan sexenal de salud, sobre todo al emblemático programa de salubridad social. La reforma agraria cardenista tampoco fue del agrado de las fuerzas reaccionarias del país. El conservadurismo nacional –afines al franquismo- levantaron las cejas ante el apoyo -y cobijo humanitario- que Cárdenas brindó a los niños españoles exiliados y al pueblo ibérico durante la guerra civil de aquel país. Esas mismas fuerzas se opusieron a la educación gratuita. Como ejemplo, la unión nacional de padres de familia -UNPF fundada en 1917- se resistió, en 1962 con Adolfo López Mateos en la presidencia, a la entrega de los libros de texto gratuitos. Esas oposiciones y críticas al cardenismo es algo similar –en grado sumo- a lo que sucede actualmente.

En el siguiente sexenio (1940-1946) Manuel Ávila Camacho apodado el “Presidente Caballero” empezó a socavar las políticas del cardenismo. Muestra de ello fueron los cambios –tendientes al vasallaje- en las relaciones con EEUU y el viraje a la anterior política educativa. De 1946 a 1952 Miguel Alemán Valdés asumió la presidencia y sus políticas fueron encaminadas a privilegiar a los latifundistas y terratenientes; fue represor de los movimientos obreros; fomentó la antidemocracia sindical e impulsó a “líderes charros”; por sus políticas lacayunas, fue nombrado “Míster Amigo” por el gobierno de EEUU dado que fue promotor de la lucha anticomunista impulsada por los gringos. Esos y los subsiguientes mandatarios  –a través de sus discursos- guardaban las formas y con los “periodistas afines” ocultaban el aconchabamiento con la derecha mexicana e internacional. En realidad muchos priistas –de la cúpula- se afiliaron o eran simpatizantes de grupos clasistas, racistas o de extrema derecha como Los Caballeros de Colón (fundados en EEUU en1882), el Opus Dei (fundados en España en 1928), o los inefables Legionarios de Cristo (fundados en la ciudad de México en 1941).

Fue con la llegada de Carlos Salinas (1988-1994) cuando se hizo patente el contubernio entre la derecha moderada y radical con los “revolucionarios” del PRI. La prensa escrita y la televisada se encargaron de encubrir las políticas salinistas imbuidas –hasta el tuétano-  de entreguismo, pillaje y saqueo. La cohabitación y complicidad entre el PRI (CSG) y el PAN de Diego Fernández de Ceballos, fue más que innegable, solamente los cegatos o idiotas -políticamente hablando- no la vieron y, hasta la fecha, no la ven.

Esa mancuerna –CSG/DFC- institucionalizó el robo a gran escala y muchos “periodistas” laureados se hicieron de la “vista gorda” ante la rapiña. Priistas y panistas envilecieron la vida nacional, emputecieron a la clase política y pervirtieron, hasta la abyección, a las “laureadas” plumas nacionales. Al mismo tiempo, proliferaron las sacrosantas ONG´s y organizaciones de la inmaculada “sociedad civil”. Esos grupos sociales –casi todos- recibieron financiamiento, de los gobiernos neoliberales, para encubrir las tropelías cometidas en contra del interés nacional. Y no hablo de minucias o pequeñeces, esas organizaciones recibían aproximadamente 30 mil millones pesos anuales por llevar a cabo sus desinteresadas y humanísticas labores. Hasta el año 2014, estaban registradas en el país: 27 000 “organizaciones de la sociedad civil”. En el DF –hoy CDMX- habían casi 5 000; estado de México: 2 372; Veracruz: 1 939; Oaxaca: 1 672 y Chiapas 1 175; actualmente las OSC deben rondar las 30 000. Algunas ONG´s y OSC son respetables serias y profesionales pero le pregunto por el resto de ellas ¿Qué han hecho por la sociedad? ¿Qué logros han obtenido? ¿Usted le cree a Isabel Miranda de Wallace?

El Instituto Nacional de Desarrollo Social nos dice que “de enero a diciembre de 2017(…) recibieron 4 mil 271 nuevas solicitudes de inscripción al Registro Federal de las OSC” y solamente “otorgó el registro a 2 mil 636 (…) con lo cual obtuvieron el derecho de acceder, entre otros, a los apoyos y estímulos públicos para el fomento de las actividades, con base en lo que se establece en las disposiciones jurídicas y administrativas de las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal (APF).” Aparte están los ONG´s que también chupan recursos públicos.

Casi todas las OSC y ONG´s tienen vasos comunicantes con los políticos neoliberales, empresarios de derecha, intelectuales conservadores y organizaciones “religiosas” de ultra derecha. Por esas cañerías circulan las consignas e instrucciones. Por ahí mismo transita la marmaja y los cuantiosos untos. Hoy resulta que son los “contrapesos” del gobierno.

Ahora que a las OSC y ONG´s les quitaron sus prebendas y peculios andan como pregoneros y plañideras despotricando en contra de las políticas “autoritarias” del actual presidente. Todo lo que proponga, o llevé a cabo, el gobierno federal será descalificado sistemática y virulentamente. No van a quitar el dedo del renglón y recrudecerán –durante todo el sexenio- sus histéricos y furibundos ataques. Lo harán con calumnias, fake news, bulos y patrañas.

*Digna representante del país e innegable ganadora del cariño y respeto del pueblo mexicano.     

alfredopoblete@hotmail.com

 

 

Blogosfera
 

Pulso crítico

Flor y Canto

Va Tuxpan

Noticias de Veracruz

Monero Hernández

Soberanía popular

Cuaderno de Saramago

La Historia del Día


Agua Electropura "Xallapan

Alef.mx