Opinión

Xalapa, Ver.- Año VIII No. 504    

Semana anterior

  Contacto

 

Alfredo Poblete Dolores

Propaganda: guerra de 4ª generación (IV)

13 de abril de 2019 

Las guerras necesitan recursos económicos, materiales y humanos. Sin esos puntales no se puede emprender ningún afán guerrero. Las de cuarta generación que privilegian la propaganda y la suciedad de los embates no son la excepción. Revisemos algunos episodios de las estratagemas que se llevaron a cabo en el país en estos últimos años.  

En abril de 2005 ya como precandidato a la presidencia de la república Andrés Manuel López Obrador fue sometido a un proceso que eliminaba el fuero que poseía. El motivo era peccata minuta. AMLO como jefe de gobierno del DF había expropiado un predio para abrir una calle que conduciría a un hospital. El dueño del terreno se amparó. La obra se paró y dos años después la construcción reinició. Un ministerio público consideró que el amparo había sido violado. Vicente Fox (2000-2006) aconchabado con varios empresarios y miembros de la clase política se le echaron encima al jefe de gobierno. Los articulistas y columnistas de los más importantes periódicos y los informadores de la TV se encargaron de magnificar el suceso y fustigar al tabasqueño. Toda esa macolla pretendía cancelarle sus derechos políticos y retirarlo de la contienda presidencial. La respuesta de los seguidores del actual presidente fue multitudinaria y digna de ser tomada en cuenta. Ante tal soporte popular, Fox se amedrentó y frenó el proceso de desafuero. A lo que no le puso un alto el expresidente fue al ilegitimo apoyo brindado a Felipe Calderón. Años después Vicente Fox declaró que él había logrado detener a AMLO en sus afanes de llegar a la presidencia. Gracias a las ilegalidades cometidas por panistas y priistas Caderón llegó a la presidencia y por eso le endilgaron el mote de Espurio. 

La politóloga Denise Dresser escribió unos días después de que detuvieron el desafuero: “Todos aquellos que han intentado frenar a López Obrador se han convertido en cómplices de una autodestrucción anunciada.  Desactivaron una bomba que iba a dañar el país. Ahora han armado una que les explotará en las manos.” El vaticinio de la analista política se cumplió 13 años después. La bomba les estalló el 1 de julio de 2018.  

El 30 de julio de 2006 —después del fraude electoral— AMLO y sus seguidores iniciaron un plantón en la calle Paseo de la Reforma del DF. Esa manifestación duró 47 días. En el 2012 —siendo nuevamente candidato a la presidencia de la república— el episodio del plantón fue revivido y los medios de comunicación lo engrandecieron. PRI y PAN elaboraron spots para la campaña del 2012. En uno de sus mensajes publicitarios se veía un paneleo aéreo de las casas de campaña instaladas en la céntrica calle del entonces DF como trasfondo se escuchaba una voz que decía “hace 6 años López Obrador no respetó la voluntad del pueblo y organizó un plantón de varios meses afectando la economía y derechos de miles de mexicanos” e inmediatamente con la pantalla en negro, se leía “López Obrador no cree en la democracia.” PAN y PRI promovieron otros amedrentamientos mediáticos. En esa ocasión aparte de la guerra de cuarta generación y otros excesos mediáticos el fraude se llevó a cabo como el PRI lo hacía y lo seguirá haciendo mientras cuente con registro: comprando votos y haciendo chanchullos en las urnas. Así llegó EPN a la presidencia. 

Enrique Krauze le dispensaba a EPN todas sus limitaciones intelectuales y culturales. La más sonada fue aquella penosa intervención del candidato en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara. Peña Nieto señaló que uno de sus libros favoritos es “La silla del águila”, cuya autoría atribuyó a Enrique Krauze. En realidad el autor de esa obra es Carlos Fuentes. Krauze le restó relevancia al suceso y dijo en una entrevista con CNN México que varios medios impresos reprodujeron (15/12/2011): “pifias o errores los comete cualquiera, y olvidos también, pero en lo personal no le doy importancia.” No saberse las capitales de los estados o intentar hablar un idioma que no se domina fueron otros pasajes bochornosos del presidente. No, no, señor Krauze, esas no son pifias ni errores ¡sino ignorancia! Fuentes criticó la inopia cultural de EPN y dijo en una entrevista que concedió a la cadena británica BBC (13/12/2011): “A lo que no tiene derecho es a ser presidente de México a partir de la ignorancia, eso es lo grave”. 

En las elecciones presidenciales del 2006 y 2012 los “recursos materiales” utilizados para desplegar los ataques de la guerra de cuarta generación fueron las cadenas de televisión comercial; los periódicos de circulación nacional y revistas de corte conservador; las páginas electrónicas al servicio del mejor postor; las radiodifusoras que cubren todo el territorio del país y para la campaña de 2018 —aparte de los recursos citados— las redes sociales.  

Jenaro Villamil —actual titular del sistema de radiodifusión del gobierno federal— declaró a la periodista Rossi Sotelo del Universal (12/04/2019) que los “recursos financieros” que en publicidad ejerció el gobierno federal en el sexenio de EPN fue de $100,000,000,000.00 (cien mil millones de pesos) y terminó con 14% de popularidad. Las televisoras se llevaron la mayor parte de esos descomunales presupuestos y fueron las más activas y efectivas en la guerra mediática. Esos recursos sirvieron también para “hacerse de la vista gorda” ante tanta tropelía, abusos y corruptelas de Peña Nieto y su gabinete. El expresidente Peña Nieto nunca entendió que la aceptación popular o la aprobación ciudadana no se compran. 

En cuanto a los “recursos humanos” que participaron y participan en la guerra de cuarta generación nos enteramos recientemente que un puñado de periodistas recibía montos millonarios por calumniar a AMLO. La encabezaba el laureado informador al que sus colegas apodan Teacher. Me imagino que el español Joaquín López-Dóriga (Madrid 7/2/1947) nacionalizado mexicano, se ganó ese alias por haber enseñado a varios de sus correligionarios como obtener descomunales “chayotes” y volverse millonarios en un santiamén. Esa veintena de periodistas —dueños también de portales electrónicos— recibían caudales de dinero. PEMEX, por su parte, les otorgaba cientos de miles de pesos mensualmente. Vaya usted a saber qué otras entidades del gobierno federal o estatales les proporcionaban untos. También quedó al descubierto el afamado intelectual Enrique Krauze quien junto con un puñado de empresarios diseñaron y produjeron un documental intitulado: “El populismo en América Latina”. El capítulo final fue dedicado al actual presidente. No logró proyectarse en pantallas —antes de las elecciones de 2018— dicen que por no haber llegado a un arreglo monetario con el canal televisivo de National Geographic. No se estrenó el —sin duda difamatorio— video pero el historiador se atiborró de billetes. 

Empresarios, intelectuales, políticos, funcionarios y periodistas ideológicamente de derecha y de posición conservadora aprendieron los conceptos básicos de la guerra de cuarta generación. Usaron sus vastos recursos para emprender la batalla en contra del peligroso “populista” López Obrador. Usaron la propaganda como arma estratégica y operacional para que mediante la influencia —en la opinión de los mexicanos— y la predisposición en contra de AMLO, se le tapiaran los caminos a Palacio Nacional. Hasta que llegó el 1/07/2018 y la bomba les estalló en las manos. Si siguen con sus estratagemas, otros explosivos les reventarán en las jetas y lo harán en 2021 y 2024.

alfredopoblete@hotmail.com

 

 

Blogosfera
 

Pulso crítico

Flor y Canto

Va Tuxpan

Noticias de Veracruz

Monero Hernández

Soberanía popular

Cuaderno de Saramago

La Historia del Día


Agua Electropura "Xallapan

Alef.mx