Opinión

Xalapa, Ver., Año XI No. 533    

Semana anterior

  Contacto

 

 

CAMALEÓN

Alfredo Bielma Villanueva

 

Cuitláhuac, ¿punto de inflexión?

02/11/2019

Se difunden fotografías del gobernador Cuitláhuac García maquillándose

 para festejar la tradición mexicana que honra a los muertos, es una fotografía extraña para quienes nos formamos en una cultura política que concedía decoro en la actitud y desempeño en los cargos públicos, sin duda a veces se exageraba. Es bastante obvio que con Fidel y Duarte se dio al traste con esa rígida concepción del servicio público y ello forma un parteaguas. Pero, suponiendo sin conceder que son signos de los nuevos tiempos, cuando en Ixtaczoquitlán los parientes de siete desaparecidos penan por encontrarlos sin que alguna autoridad estatal se preocupe por atenderlos, entonces la imagen referida hace un contraste indescifrable. Ese festejo lúdico del gobernador y de su Secretario de Gobierno, más que una identificación con el entorno popular se asemeja a fría indiferencia frente al clima de inseguridad que atosiga a la población veracruzana que, con todo y la eventualidad de un festejo, nada le garantiza que las cosas mejorarán. 

Ahora es Ixtaczoquitlán, en donde denuncian la desaparición de 7 comerciantes detenidos por la policía y no aparecen por ninguna parte, un caso que vuelve a poner a Veracruz en las noticias nacionales de color rojo encendido. O sea, con Winckler o sin Winckler los casos siguen sucediendo, ahora, ¿Quién cargará con esa culpa? Más aún si se añade el ingrediente de que la Guardia Nacional tampoco ha cambiado el escenario, porque Veracruz sigue inmerso en una espiral de violencia incontrolable.

Alguien, un alma de la caridad que pueda hablarle al oído al gobernador Cuitláhuac García, debiera hacerle entender que recurrir al argumento compulsivo contra el defenestrado Fiscal, Jorge Winckler, ya no vende, provoca hilaridad y no convence. Once meses en el ejercicio del poder debieran ser suficientes para aprender a conducir la enorme responsabilidad de gobernar Veracruz, lamentablemente no se advierten signos de mejoría. En contraste, cuando un diputado acusa al Secretario de Gobierno de enriquecerse en el cargo que ostenta, el gobernador, en vez de pedirle al aludido que aclare y niegue la acusación, lo defiende en automático, como si con ese acto lo absolviera. En cambio, ese mismo funcionario, acusado de enriquecerse ilegalmente, va a Coatzacoalcos y asegura que las carpetas de investigación antes servían para extorsionar a los investigados, pero no presenta pruebas ni denuncia penalmente. ¿Eso es gobernar en la CuartaT?

Apenas en su primer año de ejercicio, Cuitláhuac García navega entre fuertes rumores sobre su relevo, sobre la hipotética inconformidad desde el Centro del Poder respecto de los nulos resultados de su administración, y la especulación se adueña del escenario político de esta aldea porque el gobernador parece ajeno al entorno que lo rodea. Como ejemplo, se deja suelto el rumor de la posible remoción de Manuel Pozos de la presidencia de la Cámara local y se detiene hasta cuando se advierte la posibilidad de concretarse, entonces los diputados que maniobraron en ese sentido, Javier Gómez Cazarín y Rosalinda Galindo, dan reversa y califican de “rumores” las versiones sobre cambios en la presidencia de esa Cámara. De alguna manera se desactivó el avanzado intento de suplir a Pozos de la presidencia de la Cámara local de diputados pues las baterías en su contra evidenciaron que su situación es realmente vulnerable. Sería el colmo para Cuitláhuac García, el gobernador de Veracruz, no poder sostener en la presidencia del Congreso local a uno de los pocos alfiles que le son leales, pero al menos en este caso, de mínima beligerancia política, los signos señalan que saldrá adelante.

Pero volvamos al principio. En el panorama nacional los tiempos son de cambio, porque al presidente López Obrador lo motiva el firme propósito de instaurar un nuevo régimen, y en esa tarea todos los días activa la picota de desmantelamiento del régimen “conservador”. Correlativamente, de manera subliminal AMLO se compara con Juárez, porque es bastante obvia su fijación conceptual sobre el enfrentamiento de “conservadores” contra liberales, que en este caso son “renovadores” porque el término “liberal” le provoca fuerte urticaria. De mesiánico se calificaba a López Obrador, y lo está verificando en sus homilías cargadas de retórica religiosa con las cuales pretende resolver el grave fenómeno de la violencia en México.

Pero se le ha hecho bolas el engrudo y está entrampado entre los resultados pírricos de su gobierno y las expectativas creadas: Pensar crecer al 4 por ciento ya se volvió utopía, pues termina en decrecimiento económico; Santa Lucía no empezó por el principio y el “tengan para que aprendan” se podría convertir en bumerang porque ya obtuvo una respuesta indirecta por parte de Peter Cerda, vicepresidente de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA): “Construir una terminal sin la opinión de las líneas aéreas sería una equivocación… “Nos interesaría ver el rediseño que quieren hacer, cómo piensan hacer compatible el espacio aéreo con la operación de los tres aeropuertos, no hemos visto los estudios…”. Dos Bocas, parodia a Pirro: “otro “norte como este y estamos perdidos”. ¿Qué decir de la lucha contra la violencia después del enorme tropiezo de Culiacán, convertido en pantano del cual difícilmente saldrá sin tropiezos? Tan malo es el balance que ya pide un año más para empezar a ver resultados.

Este escenario, el nacional y el estatal invitan a reflexionar sobre las perspectivas a futuro: AMLO en todo el país y Cuitláhuac en Veracruz no son el cambio en sí, forman parte de él; su paso por el poder es inherente al proceso del cambio requerido. Otro (s) seguirán para consolidar y mejorar la política y la economía nacionales; quizás darán marcha atrás a alguna de las reformas legislativas ya en vigor, pero irán en la lógica del bien nacional. En lo estatal, Cuitláhuac forma parte de la sucesión de gobernantes estatales de los signos políticos: PRI, PAN, MORENA que dejan constancia de lo mal que estamos. Némesis así lo prefiguró para Veracruz, lo deseable sería que este punto de inflexión se convierta en el Punto y Aparte que todos queremos para bien de las generaciones veracruzanas por venir.

alfredobielmav@hotmail.com

Oterociudadano.org.mx

Ahora también en  sociedadtrespuntocero.com

 

Blogosfera
 

Pulso crítico

Va Tuxpan

Noticias de Veracruz

Monero Hernández

Cuaderno de Saramago

La Historia del Día


Agua Electropura "Xallapan

Alef.mx