Opinión

4Xalapa, Ver.- Año XI No. 545

   

Semana anterior

  Contacto

 

 

De mi Bitácora

Dulce María Sauri Riancho*

Primer informe de gobierno

Han transcurrido 10 días desde la presentación del primer informe de gobierno de Mauricio Vila, tiempo que permite poner en perspectiva los acontecimientos del domingo 19. Los divido en tres partes, relacionadas estrechamente, pero a la vez, con su propia singularidad.

Entorno. El Informe fue ensombrecido por la represión contra una marcha de protesta hacia su gobierno. No es ni será la primera manifestación con expresiones de protesta mediante gritos, tironeos, pintas o cristales rotos; sí lo es en cuanto a la actitud policíaca. No queremos la ausencia tolerante, como sucedió el 4 de julio de 2011 en la fuente de la colonia México, donde grupos de la sociedad civil fueron golpeados por quienes los antiguos conocemos como “chekas”; tampoco la represión nerviosa frente a gritos y jaloneos, como sucedió el 19. Una policía preventiva en estos tiempos demanda protocolos permanentemente actualizados para cumplir con su misión de preservar el orden y respetar el derecho a la libre manifestación de la ciudadanía.

Tampoco hay que olvidar que más allá del número de manifestantes, de las maneras de expresar su inconformidad, existen causas reales para el descontento: jubilados y pensionados del Isstey, reemplacamiento, derechos al transporte, etc.

Ceremonia

Forma. Sorprendió el boato político que acompañó el mensaje del gobernador Vila. Por seis años, desde 2012 e incluyendo su toma de posesión del 1 de octubre de 2018, nos acostumbramos a la austeridad en las ceremonias de entrega del informe, llegando al extremo los últimos tres años de la administración anterior, al uso del internet y de las redes sociales para darlo a conocer. El riesgo de dar la imagen del retorno al pasado, cuando este evento republicano se volvió una especie de “puesta en escena”, flechas rotas incluidas, no es menor para el gobernador Vila.

¿Valió la pena por la asistencia de la mayoría de los gobernadores del PAN, incluyendo al de Querétaro, presidente de la Conago, y al del lejano Baja California Sur? Sólo los cálculos políticos a futuro de nuestro gobernador podrían dar respuesta.

El presente demanda sobriedad republicana. Vale recordar que la presentación del informe es el primero de los pasos para analizar y fiscalizar la labor del Ejecutivo por parte del Congreso del estado. Deberán de realizarse las comparecencias de la/os funcionario/as que permitirán profundizar y cuestionar las afirmaciones del gobernador sobre numerosos asuntos que quedaron en el tintero.

Mensaje

Fondo. Como era previsible, el mensaje político del gobernador se concentró en los logros y avances de los primeros 15 meses de su administración. La mayoría, innegables, algunos cuestionables en cuanto a sus resultados.

Hubo nulo ejercicio autocrítico en función de los problemas y rezagos pendientes de atender por parte del gobierno estatal. Sin embargo, la ausencia más notable fue la relativa al presupuesto de Yucatán —pongo énfasis, es del estado en su conjunto, no sólo del gobierno de la entidad— donde los datos proporcionados por el Ejecutivo fueron insuficientes para justificar ante la ciudadanía el incremento de impuestos y gravámenes locales.

El discurso gubernamental afirma que los aumentos son consecuencia de los recortes federales, lo que obligó a la administración estatal a proponer al Congreso nuevos impuestos y derechos. Por otra parte, sus críticos afirman que no hubo reducción alguna, sino que incluso se registra un incremento de recursos, que sólo cambió el canal de distribución del estado a la asignación directa a cada uno de los beneficiarios.

Para avalar su posición, los impugnadores de Vila han presentado cifras que, por cierto, siguen sin ser rebatidas por la administración estatal.

Esta confusión sobre el presupuesto no es un asunto menor, pues la legitimidad de las decisiones del gobierno y, en buena medida, del gobernador descansa sobre la comprobación fehaciente de que Yucatán recibirá menos recursos vía presupuesto de egresos de la federación en 2020.

Algunos datos que habrían de estar presentes en el análisis: Yucatán dispone de recursos presupuestales provenientes del gobierno federal directamente (obras de infraestructura y en forma muy relevante, programas sociales como era Prospera, Produce, etc.). Ninguna administración estatal ha tenido injerencia alguna en la distribución de estos recursos que siempre han sido 100% federales.

Incluso, por la desaparición de Prospera y su sustitución por los programas para el Bienestar, es probable que haya habido una importante disminución en los apoyos para las familias más pobres y en los programas para el campo.

El presupuesto del que debió informar el gobernador Vila comprende participaciones en ingresos federales, que nos corresponden por la Ley de Coordinación Fiscal, que incluyen también los recursos para los 106 municipios yucatecos; Aportaciones (las partidas más importantes son Educación y Salud –Seguro Popular en vías de desaparición, así como el conocido ramo 33) y un rubro muy relevante que se denomina Recursos de Libre Disposición.

Estos últimos provienen de los impuestos locales (como nóminas, cedular, etc.) y de derechos que se cobran por reemplacamiento, expedición de actas, cuotas de Cultur, entre otros.

A pesar de los esfuerzos recaudatorios, este apartado representa menos del 10% de los ingresos estatales.

Haciendo estas cuentas, se entiende que una disminución en las aportaciones de la federación y un incremento prácticamente nulo de las participaciones, metería en verdaderos problemas fiscales al gobierno de Vila.

Si es correcto este análisis, ¿por qué no le puso números el gobernador? ¿Por qué no nos dio argumentos para entender las razones de su actitud respecto a los nuevos impuestos?

Desatención

El entorno y el fondo del primer informe de gobierno muestran una preocupante desatención hacia las amplias clases medias urbanas de la entidad, esas que están compuestas por familias que hacen enormes esfuerzos para tener un vehículo que ahora tienen que reemplacar; de las y los pensionados que ven reducidos sus modestos ingresos por una medida que no entienden y menos justifican; por la pretensión de imponer la aportación a la seguridad por medio del recibo de la luz. Las muletas que acompañan al gobernador en las fotografías recientes muestran gráficamente el tropezón del 19 de enero.

Espero que, como los huesos y músculos del gobernante, los errores y deficiencias de su gobierno mostradas en estas semanas sanen pronto.

Mérida, Yuc.., 31 de enero de 2020

Diputada federal; Ex senadora y ex gobernadora de Yucatán;
Ex presidente nacional del PRI;
Editorialista, Diario de Yucatán.

 dulcesauri@hotmail.com 

http://dulcesauri.blogspot.com/

 

 

Blogosfera
 

Pulso crítico

Flor y Canto

Va Tuxpan

Noticias de Veracruz

Monero Hernández

Soberanía popular

Cuaderno de Saramago

La Historia del Día


Agua Electropura "Xallapan

Alef.mx