Opinión

Xalapa, Ver., Año X No. 605

   

Semana anterior

  Contacto

 

 

Bocadillos 

Rolando Bello Paredes*   

Pandemia educativa

Hace poco más de un año, el Ejecutivo yucateco anunció la “suspensión de clases en todos los niveles en escuelas públicas y privadas, a partir del martes 17 de marzo de 2020”. Dijo: “La suspensión aplica a todos los niveles educativos, lo cual nos permitirá iniciar desde ya la protección de la salud de todos nuestros niños y jóvenes ante la contingencia por el coronavirus” (Diario de Yucatán, 15 marzo 2020). La suspensión continúa al día de hoy y no hay noticia pública de reanudar pronto las clases presenciales en la entidad.

La Secretaría de Educación (Segey) ha dicho recientemente que ahora “no es un buen momento para reabrir las aulas y regresar a las clases presenciales”. Reiteró que “será hasta que el semáforo epidemiológico de riesgo por Covid-19 esté en color verde y las condiciones sanitarias sean las idóneas, cuando se pueda programar un retorno escalonado y seguro a los salones” (ver “Tres cuestionamiento a Segey”, en EstamosAquí.mx, 18 marzo 2021). 

Ante el reclamo de padres de familia y escuelas privadas de Yucatán para retornar a clases presenciales (ver nota de Darwin Canché, “Caravana pide regreso a clases en Yucatán”, en EstamosAquí.mx, 20 marzo 2021), la Segey no ha dado respuesta a los peticionarios. Es poco probable que se acepte la exigencia. La expectativa es que las escuelas se abran a partir del ciclo 2020-2021, siempre y cuando las condiciones sanitarias lo permitan. Caso contrario, se seguiría con el modelo a distancia.

Mesas de trabajo

Ahora, la Segey informa que instalará una “mesa central de consulta y opinión”, para “dar a conocer los lineamientos y protocolos, las medidas de seguridad e higiene, así como los principales resultados de la Encuesta de Opinión aplicada durante febrero pasado a más de 133 mil personas, para que, cuando las autoridades federales determinen un eventual regreso a clases presenciales, todos los que intervienen en el proceso educativo ya estén informados y preparados” (ver nota de Verónica Martínez, “Segey dará a conocer resultados de encuesta por regreso a clases”, en EstamosAquí.mx, 23 marzo 2021).

Son tres los aspectos que destaca la Segey: 

a). Lineamientos y protocolos de seguridad e higiene. 

No se sabía que la Segey estuviese elaborando esos documentos necesarios para el retorno a la escuela. Dice que son una copia de los elaborados en el ámbito federal. Habrá que esperar la difusión pública para saber si son pertinentes o no, y si cubren los aspectos de seguridad e higiene de los edificios e instalaciones escolares.

b). Resultados de una encuesta. 

Me pareció limitado el cuestionamiento a los interesados, así que espero conocer los resultados para externar una opinión.

c). Que las autoridades federales determinarán el regreso a clases presenciales. 

No parece adecuado que sea la autoridad federal la que decida el retorno a la escuela, es la autoridad estatal la mejor capacitada para opinar sobre del asunto. Y por supuesto, se debe considerar la opinión de los trabajadores de la educación, de los padres de familia, y de los propios estudiantes.

Menos mal, la Segey dice que efectuará “reportes en todas las escuelas públicas de educación básica y media superior, con el objetivo de identificar si sus servicios básicos de electricidad y agua potable, están en adecuado funcionamiento”. 

Aspectos relevantes

Sin embargo, la Segey dejó de lado dos aspectos de relevancia social:

1. La pandemia afectó los niveles de aprendizaje de los niños, especialmente de los más pobres de la entidad. La Segey no ha informado si existe o se encargaría de realizarlo, un estudio para determinar los aspectos negativos de la pandemia, y sus posibilidades de solución exitosa.

Al mismo tiempo, que hará la autoridad educativa estatal para atender y superar el abandono escolar en los tiempos del Covid-19. Es necesario conocer la situación de abandono y rezago educativo en la entidad, para que la Segey pueda elaborar un programa académico emergente que apoye a los estudiantes yucatecos a recuperar el tiempo perdido por la pandemia.

Aspecto fundamental: cómo vislumbra la Segey la recomposición del sistema educativo, dañado por la pandemia.

2. Si ya tiene un presupuesto para atender de inmediato las necesidades escolares. Hay, por ejemplo, reclamos de falta de agua potable en algunos edificios escolares, condición básica para ocupar la escuelas y que la comunidad escolar se sienta protegida y segura. 

El ramo educativo yucateco registró recursos presupuestales para el año 2021 por la suma de 11 mil 756 millones 361 mil 579 pesos, de los cuales la cantidad de 10 mil 659 millones 301 mil 560 pesos es para la Segey. Un alto porcentaje del presupuesto se destina a servicios personales (sueldos, salarios honorarios y otros), así que no se sabe cuánto resta para la inversión en mejorar las condiciones físicas de las instalaciones escolares de Yucatán.

El presupuesto de egresos del estado 2021 destinó recursos federales al rubro de infraestructura educativa por un total de 218 millones 814 mil 778 pesos. El año anterior fue por 283 millones 337 mil 916 pesos. 

La SEP informó hace un año que seguía el registro de “carencia de servicios básicos en las escuelas”. Reportó: “El 52 por ciento que están en zonas de marginación no cuentan con agua potable” (Quadratín Yucatán, 20 febrero 2020).

Según el informe “La Educación Obligatoria en México 2019 del INEE, el 45 por ciento de las escuelas de educación básica del país carecen de drenaje, 23 por ciento no tiene red de agua potable y 3 por ciento no tiene energía eléctrica” (ContraRéplica, 18 marzo 2020).

La Segey debe informar a la sociedad cómo están las escuelas yucatecas. Aún no lo hace. Esas condiciones materiales óptimas son imprescindibles para un retorno a clases presenciales. La Segey dispone este año de recursos presupuestales por la suma de 20 millones 531 mil 978 pesos, para “mantenimiento emergente a planteles de educación preescolar, primaria y secundaria. No sabe si serán  suficientes ante el deterioro de las escuelas cerradas por la pandemia. La Segey no informa al respecto.

Otros cuestionamientos

a). “Por motivos asociados a la pandemia de COVID-19 o por falta de recursos económicos, 5.2 millones de estudiantes, de entre 3 y 29 años, no se inscribieron al ciclo escolar 2020-2021, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía” (Animal Político, 23 marzo 2021).

La Segey no ha informado cómo está la situación en Yucatán.

b). “El primer paso para abordar el enorme reto educativo que nos ha dejado la pandemia es reconocer que ha habido una pérdida de aprendizajes significativa, sobre todo entre los estudiantes más pobres. Reconocer esto y sus implicaciones debería ser suficiente para entender la urgencia por encontrar alternativas que nos permitan regresar lo antes posible a la presencialidad y llevar a cabo un plan de recuperación. No proveer una alternativa a los más pobres para recuperar los aprendizajes perdidos es empeñar su futuro -en buena medida el de todo el país- y es mostrar una visión cortoplacista en lo económico y carente de empatía en lo social” (Nexos, “Empeñando el futuro de los más pobres” de Rafael de Hoy, 17 marzo 2021).

La Segey tiene pendiente informar si ya cuenta con un plan o programa de recuperación académica para el retorno a clases presenciales, para apoyar a los alumnos, sobre todo a los más pobres.

c). El subsecretario de Salud, Hugo López Gatell Ramírez: “Yucatán aún está lejos del regreso a clases presenciales” (La Jornada Maya, 24 marzo 2021).

Entiendo que la Segey está de acuerdo. 

 Mérida, Yuc, 24 de marzo  de 2021

*Editorialista, Portal Informe Fracto

*Editorialista, Grupo SIPSE Peninsular
rolandobelloparedes@gmail.com

 

 

Blogosfera
 

Pulso crítico

Va Tuxpan

Noticias de Veracruz

Monero Hernández

Cuaderno de Saramago

La Historia del Día


Agua Electropura "Xallapan

Alef.mx