Opinión

Xalapa, Ver. 28 de mayo de 2021. Semana 618

    Semana anterior   Contacto

 

 

Alfredo Poblete Dolores

 

Kamala y el gran garrote

19 de junio de 2021 

Algunos empresarios, industriales y políticos se sienten afectados en sus intereses por las transformaciones que la 4T lleva a cabo en el país. Muchos de sus privilegios y dispensas llegaron a su fin, algunas prerrogativas están moribundas y unas más están próximas a fenecer. Ahora tienen que pagar impuestos, ya no hay condonación de tributos y se les cancelaron muchos de los favores y distinciones que los gobiernos neoliberales les otorgaban.

Los personajes de la “alta alcurnia” se pusieron eufóricos al mirar la portada de The Economist y leer el artículo donde se retrata al presidente mexicano como un sujeto al que, el ignorante y manipulado pueblo de México, lo considera su salvador. El editorialista del diario londinense calificó al presidente mexicano como un falso mesías.

Por otra parte, dos días después de las elecciones, del 6 de junio, la vice-presidenta de los EEUU Kamala Harris realizó una breve gira por Guatemala y México. Se entrevistó con los gobernantes de ambos países. Después de la visita a suelo guatemalteco y mexicano la funcionaria norteamericana hizo declaraciones con respecto a algunos asuntos que abordó con uno y otro mandatario. Mencionó que les externó —clara y directamente— su preocupación por los altos niveles de corrupción e impunidad en sendas naciones.

En el siglo pasado, EEUU llevó a cabo en América Latina, cerca de un centenar de invasiones militares, sublevaciones y golpes de estado. Del año 2000 a la fecha ya suman más de una docena de insurrecciones y asonadas patrocinadas por los estadounidenses. La primera rebelión militar —del siglo pasado— para deponer a un gobierno civil se llevó a cabo en nuestro país. El embajador de Estados Unidos en México, Henry Lane Wilson, jugó un papel protagónico en la sublevación del 13 de febrero de 1913 y en el posterior asesinato del presidente Francisco I. Madero y del vicepresidente Pino Suárez. En las instalaciones de la embajada norteamericana Victoriano Huerta, Félix Díaz y Bernardo Reyes firmaron el llamado “Pacto de la embajada” para el derrocamiento de Madero.  Juan Jacobo Árbenz, presidente de Guatemala (1951-1954), fue derrocado por un golpe de estado; orquestado por el presidente de EEUU, David “Ike” Eisenhower; financiado por la United Fruit Company y ejecutado por la CIA. Árbenz fue acusado de comunista y de atentar contra los intereses de la frutera trasnacional y los oligopolios guatemaltecos.

En 1823 el presidente de EEUU James Monroe firmó y publicó un documento conocido como “La doctrina Monroe” ahí se establece: “que cualquier intervención de los europeos                      en América será vista como un acto de agresión que requerirá la intervención de los Estados Unidos de América.” La síntesis del manuscrito se reduce a la legendaria y conocida frase: “América para los americanos.” En la actualidad las “operaciones comerciales” de China o Rusia, en América, las consideran actos de “agresión” y atentados a “los intereses gringos”.

Los gobiernos norteamericanos para justificar sus intervenciones militares y golpes de estado —en países de nuestro continente y de otras latitudes— han inventado “enemigos”, amenazas y “preocupaciones” que ponen en riesgo la seguridad del pueblo y territorio estadounidense.

Uno de sus enemigos favoritos —en los primeros 80 años del siglo pasado— fue el comunismo. Durante esas décadas estuvieron usando al marxismo y socialismo como “petate del muerto” para justificar un sinfín de barbaries, invasiones y genocidios. Las “amenazas al mundo libre” y la “libertad empresarial” también fueron arengas para sus incontables tropelías y masacres. Cuando consideran que “la democracia de pueblos amigos” está en peligro, ellos —los gringos— van y salvan tan preciado don —dejando, tras el salvamento, asesinatos y barbaridades— e instalan “gobiernos” genocidas, represores y tiránicos; lo mismo sucede con “el combate a las drogas” y los gobernantes que trafican con tales productos. Los gobiernos estadounidenses periódicamente inventan “enemigos” para engatusar —entre otras razones— a los gringos bobalicones. Los “terroristas” fueron y son otros de sus enemigos favoritos. En el subsuelo de los países “enemigos” de los valores y estilo de vida de los EEUU —comunistas, antidemocráticos, contrarios al mundo libre, traficantes de drogas, terroristas, etcétera— se encuentran coincidentemente ricos yacimientos de petróleo, litio, cobre, plata, oro, gas, agua y otras riquezas naturales.

Hoy, el gobierno estadounidense, señala que la “corrupción e impunidad” es el “enemigo” a vencer. Dentro de “sus clasificaciones” los países más corruptos de América son: Venezuela, Paraguay, Bolivia, Perú, Argentina, Cuba y México. No está de más subrayar que López Obrador lucha denodadamente en contra de la diada corrupción-impunidad y ellos lo saben.

Kamala dijo también: “me preocupa profundamente, porque queremos asegurarnos de que hay independencia: un sistema judicial independiente, una prensa independiente, y que las organizaciones sin ánimo de lucro, las ONG, puedan hacer su trabajo sin interferencias.” El gobierno de la 4T respeta la autonomía del poder judicial; no censura a los “periodistas”; incluso permite, a la prensa escrita y electrónica, la difamación, mentiras y ataques sin fundamento al gobierno actual. Con respecto a las ONG´s —desde que fueron fundadas en el mundo hace 70 años— para ser consideradas como tales deben cumplir 3 requisitos: ser independientes de los poderes públicos, partidos políticos y de los gobiernos; trabajar por un bien social y hacerlo sin ánimo de lucro. En nuestro país existen aproximadamente 43 mil organizaciones de ese tipo. Muy pocas cumplen con los criterios mencionados. Muchas de ellas son financiadas por el gobierno de los EEUU y grupos empresariales de derecha y ultraderecha de aquel país o de las cúpulas y élites conservadoras mexicanas. Las ONG´s son utilizadas como grupos de “choque o alborotadores callejeros”, ligas de espionaje, contrainsurgencia, desestabilización social y puntas de lanza para preparar o conducir golpes de estado blandos.

“El gran garrote” es una adición a la postura injerencista del presidente James Monroe y EEUU la utiliza sin reparos cuando es necesario. La expresión original dice: "habla suavemente y lleva un gran garrote, así llegarás lejos" y fue manifestada en 1901 por el vicepresidente Theodore Roosevelt y aplicada durante todo el siglo XX y hasta nuestros días. Esa decena de palabras no requiere explicación y nos muestra el espíritu intervencionista del gobierno estadounidense para “negociar” a favor de los intereses de su país.

Kamala vino y exhibió “el gran garrote.” Algunos connacionales festejaron la amenazante acción. Alguien escribió, con júbilo, que la señora Harris había “coscorroneado” al presidente. ¿Cómo nombrar a quienes celebraron y alabaron tal bravata? ¿a esos, se les puede adjudicar algún calificativo decente? Elijan ustedes el adjetivo que mejor los describa o les acomode.

alfredopoblete@hotmail.com   

 

 

 

 

Blogosfera
 

Pulso crítico

Flor y Canto

Va Tuxpan

Noticias de Veracruz

Monero Hernández

Soberanía popular

Cuaderno de Saramago

La Historia del Día


Agua Electropura "Xallapan

Alef.mx